Público
Público

La mayoría de los anuncios de alcohol incumplen los códigos de autorregulación

Un estudio de AUC concluye que la mayor parte de la publicidad de alcohol bordea la legalidad

CARLOS MARINA

La mayoría de los anuncios de bebidas alcohólicas en prensa incumplen los códigos de autorregulación del sector e incluso bordean la legalidad vigente. Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) a partir del análisis de 4.800 anuncios aparecidos en diarios y revistas, cuyos primeros resultados presentó este jueves en Madrid. La AUC se muestra especialmente crítica en el caso de la cerveza, que es la bebida preferida en verano y la más anunciada en televisión. "No hay una legislación de peso, y aunque el código de autorregulación incluye más medidas, no se cumplen", aseguró Ángeles Pérez, responsable del estudio.

En concreto, de los 4.800 anuncios en diarios y revistas analizados entre enero y mayo, más de 3.000 no indican la graduación de la bebida ni la recomendación al consumo moderado y más de 600 asocian el consumo de alcohol con el éxito. Asimismo, más de 170 lo asocian con propiedades terapéuticas, sedantes o estimulantes y más de 190 estaban ubicados en portadas y contraportadas.

Tras recordar que en España las leyes prohíben la publicidad en televisión de bebidas alcohólicas de más de 20 grados, limitan su publicidad indirecta y el uso de ciertos argumentos  como asociar el consumo con el éxito profesional y social o atribuir a estas bebidas propiedades terapéuticas, la AUC denuncia que este tipo de prácticas siguen llevándose a cabo.

En el caso de la televisión, la asociación critica que existen multitud de piezas televisivas en las que se asocia la cerveza con la buena salud, la tradición de la dieta mediterránea y las actividades sociales. Además, se utilizan formatos que difieren de la publicidad tradicional, como piezas supuestamente informativas o emplazamientos en series y películas. La AUC denuncia, además, que las empresas busquen un posicionamiento de la cerveza como bebida refrescante y alimenticia, minimizando su carácter alcohólico y aprovechado cierta confusión entre las versiones clásicas, mixers, sin, 0,0 o light de la misma marca de cerveza.

Asimismo, la misma Ley General de la Publicidad prohíbe anunciar bebidas alcohólicas en lugares donde no esté permitida su venta o consumo, aunque según el estudio esto no se cumple. La AUC denuncia, además, que existe una relación muy estrecha entre la publicidad de alcohol y el patrocinio de actividades como las musicales y deportivas, con gran influencia entre los jóvenes, lo que contraviene el espíritu de la Ley. "Constantemente vemos en partidos de baloncesto o de fútbol anuncios de bebidas alcohólicas en vallas", dijo Ángeles Perez.

Por último, dada la insuficiencia de los códigos de autorregulación y las leyes, la AUC reclama una regulación más firme de la publicidad de bebidas alcohólicas, que convierta en norma legal muchas de las normas autoimpuestas por las propias marcas y suponga una menor presión promocional hacia los menores y adolescentes por parte de los fabricantes, que deberían identificar claramente la naturaleza publicitaria de sus mensajes y no recurrir a argumentos de salud y nutricionales.

Respuesta de los cerveceros 

Por su parte, Cerveceros de España, la asociación que afirma representar a la totalidad de las marcas españolas, cuestiona la rigurosidad de dicho informe, negando que haya marcas de cerveza españolas que no cumplan las normas de autorregulación.

Además, asegura que en ningún momento las marcas "están vetadas" a la hora de publicar anuncios en portadas y contraportadas de diarios o utilizar las prácticas publicitarias denunciadas por la AUC.