Público
Público

McCain logra la candidatura republicana, mientras prosigue la lucha Obama y Clinton

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El senador John McCain logró alzarse con la candidatura republicana a las elecciones presidenciales de noviembre, en tanto en el lado demócrata, Barack Obama y Hillary Clinton prosiguen con su dura batalla, aunque este martes se le dio mejor a la senadora por Nueva York.

Hillary fue más votada que Obama en Ohio, Rhode Island y en la primera fase de la votación en Texas, mientras Obama fue superior en Vermont.

McCain superó hoy, con sus victorias en Texas, Ohio, Rhode Island y Vermont, los 1.191 delegados que necesitaba para ser proclamado candidato en la convención que el Partido Republicano celebrará en Minneapolis a principios de septiembre.

El senador concluye así, con éxito, una batalla preelectoral que comenzó débil, pero que fue cobrando fuerza tras su victoria en Nuevo Hampshire y en otros estados grandes, hasta el punto de que logró dejar en el camino a sus principales oponentes.

En su intervención ante sus seguidores, McCain dijo hoy sentirse con la "confianza, la unidad y el sentido de responsabilidad necesario" para las elecciones de noviembre.

"Ahora empieza la parte más importante de la campaña", dijo a sus seguidores McCain, quien se espera que hoy reciba el respaldo oficial del presidente de los EEUU, George W. Bush.

Tras su victoria de hoy, McCain recibió también una llamada de felicitación del senador demócrata Barack Obama, quien mostró su confianza en que será él quien se bata con el senador por Arizona en las elecciones de noviembre.

Pero en el lado demócrata, los dos candidatos están todavía lejos de lograr los 2.025 delegados que necesitan para ser proclamados candidatos en la convención de su partido en Denver (Colorado), a finales de agosto.

Pero la de ayer fue una gran noche para Hillary ya que se alzó con tres victorias importantes y logró romper la racha de doce derrotas consecutivas frente a su oponente Barack Obama.

Muchos analistas habían aventurado que Clinton debía ganar al menos en uno de los dos estados importantes que hoy estaban en liza -Ohio y Texas- para mantener viva su campaña, que en las últimas semanas ha sufrido el fuerte empuje de Obama.

El resultado en Texas tardó en conocerse dada la complejidad de las elecciones en este estado donde las dos terceras partes de delegados se escoge mediante primarias, y el resto en los cáucus (asambleas locales del partido).

En su intervención ante sus seguidores en Ohio, Clinton reconoció exultante que con las victorias logradas "esta nación se recupera, y la campaña también".

"Este estado sabe cómo elegir a un presidente. Tal y como vota Ohio, vota el resto de la nación. Necesitamos un candidato que gane en estados clave, como Ohio", apuntó al ex primera dama, que dejó claro que no se va a retirar de la carrera presidencial.

"Ohio ha escrito un nuevo capítulo en la historia de esta campaña, y esto no ha hecho más que empezar", aseguró.

En una referencia a la falta de experiencia de la que acusa a Obama, dijo que cuando se llega a la Casa Blanca "no hay tiempo para discursos y para entrenamientos en el lugar de trabajo".

El senador Obama, por su parte, antes de conocer los resultados en Texas, aseguró que "pase lo que pase" en este estado, todavía le lleva ventaja a Clinton.

"Vamos camino de ganar esta candidatura", afirmó Obama, quien acusó a Clinton y a McCain de estar perdiéndose las llamadas por el cambio que está haciendo el país

Tras la victoria lograda por McCain en la carrera por la candidatura republicana a la Casa Blanca, se sucedieron las reacciones en uno y otro partido.

El presidente de los demócratas, Howard Dean, emitió un comunicado en el que asegura que el candidato "no está al tanto de los problemas que los estadounidenses enfrentan cada día".

"En vez de ofrecer soluciones al alto costo de la atención médica, ayuda para la clase media o ideas para crear fuentes de trabajo, McCain ofrece 100 años más en Irak y más de los mismos presupuestos de (el presidente George W.) Bush que han cargado de deudas a nuestros hijos y dañado la economía", señaló.