Público
Público

McCartney pagará a Mills 48,6 millones de dólares por su divorcio, pero la batalla continúa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex beatle Paul McCartney deberá pagar a su ex esposa Heather Mills 24,3 millones de libras (48,6 millones de dólares) por su divorcio, según la decisión anunciada hoy por un juez británico, que no significa sin embargo el fin de la batalla legal, ya que ella ha anunciado que vuelve a los tribunales.

A la salida de la audiencia de hoy, en el Tribunal Superior de Londres, en la que se hizo público un resumen del fallo, Mills adelantó que piensa recurrir no el montante que recibe, con el que asegura estar muy contenta, sino la decisión del magistrado de hacer públicos todos los detalles del dictamen.

Según la ex modelo, de 40 años, fue el ex beatle quien insistió en que se revelaran los pormenores del fallo judicial, lo que, en su opinión, pone en riesgo la seguridad de la hija de ambos, Beatrice, y atenta "contra los derechos humanos".

Por este motivo, Mills, que se ha representado a sí misma en el litigio, recurrirá mañana mismo ante el Tribunal de Apelaciones, en un proceso que, a diferencia de éste, seguramente será público, por lo que podrían salir nuevas revelaciones.

Mills teme además que, si se divulgan todos los detalles económicos de su divorcio, se creará la impresión de que ella no ha "salido exitosa" y que su ex marido aparecería como "el generoso sir Paul".

Hoy, el juez encargado del caso, Hugh Bennett, reveló sólo algunos datos del dictamen -el fallo completo deberá esperar a que se resuelva el recurso-, que indican que la ex modelo llegó a exigir el pago de 125 millones de libras (250 millones de dólares).

McCartney, por su parte, sólo le ofrecía 15,8 millones de libras (31,6 millones de dólares).

Dado que la pareja fue incapaz de alcanzar un acuerdo, el juez decretó finalmente el pago de 24,3 millones de libras, de los que 16,5 millones (33 millones de dólares) se desembolsarán en efectivo y el resto en activos diversos.

El juez también dispuso el abono de una paga anual de 35.000 libras (unos 70.000 dólares) para la manutención de Beatrice, cifra que Mills consideró insuficiente porque, según dijo, obligará a su hija a viajar "en segunda clase mientras su padre viaja en primera".

Pese a que la ex modelo y activista vegetariana insiste en que la fortuna de su ex esposo ronda los 800 millones de libras (más de 1.600 millones de dólares), el juez Bennett calculó el total de sus activos en sólo 400 millones de libras (800).

Al margen de estas discrepancias, Mills, que aseguró haberse ahorrado más de medio millón de libras al representarse a sí misma, lo que recomendó que hicieran todos los ciudadanos, se esforzó por presentarse como ganadora en el caso.

"Estoy muy contenta de que esto se haya acabado", declaró a la salida del Tribunal Superior, rodeada de una nube de periodistas.

Por su parte, McCartney, de 65 años, representado por la abogada Fiona Shackleton -la misma que representó al príncipe Carlos en su divorcio de Diana-, prefirió no hacer declaraciones.

Paul McCartney y Heather Mills, cuya historia sentimental ha causado una enorme expectación mediática, contrajeron matrimonio el 11 de junio de 2002 y anunciaron su separación apenas cuatro años más tarde.

El músico y la antigua modelo son padres de una hija, Beatrice, nacida en 2003.