Público
Público

McCartney y Heather Mills esperan en el tribunal el desenlace de su divorcio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Paul McCartney y Heather Mills, volvieron hoy a verse las caras en el Tribunal Superior de Londres, donde un juez debe decidir cuánto dinero le va a costar al antiguo Beatle el divorcio de su ex esposa.

McCartney, de 65 años y vestido con un traje oscuro, fue el primero en llegar al tribunal, acompañado de su abogada, Fiona Shackleton, que representó al príncipe Carlos en su divorcio de la princesa Diana de Gales.

Veinte minutos más tarde, la ex modelo Mills, de 40 años y ataviada de un traje de pantalón azul y marrón, hizo acto de aparición en solitario, ya que se representa a sí misma tras haber despedido a sus abogados.

Ambos, que no hicieron comentarios pese a las insistentes preguntas de los numerosos periodistas presentes a las puertas del tribunal, asisten a una vista que preside el magistrado Hugh Bennett y que puede durar todo el día.

Dado que la pareja no llegó a un acuerdo en febrero pasado, Bennett decidirá qué parte de la fortuna del ex Beatle, que asciende a unos 825 millones de libras (1.650 millones de dólares al cambio actual), debe recibir Heather Mills.

El pasado viernes, el vespertino londinense "Evening Standard", que citaba fuentes próximas al caso, publicó que la ex modelo se embolsará cerca de 25 millones de libras (más de 50 millones de dólares) por su divorcio, que podría batir un récord en este país.

Ese diario, empero, no precisaba si en esa cifra está incluido el dinero destinado a la manutención de Beatrice, la hija de la pareja nacida en 2003.

Otros medios llegaron a hablar en el pasado de hasta 200 millones de libras (400 millones de dólares) de compensación para Mills.

Aparte de emitir su fallo, el juez escuchará las reacciones de las partes y decidirá si deben divulgarse detalles del pleito y qué ha de hacerse público.

Aunque el magistrado no tiene obligación de difundir datos de su decisión, la Oficina de Comunicaciones Judiciales informó el pasado mes de que Bennett podría difundir su veredicto "en parte o en su totalidad".

Esa medida acabaría con las especulaciones de la prensa sobre la cuantía del dinero que tendría que abonar McCartney.