Público
Público

«Me han subido la hipoteca a 916 euros y mi sueldo son 900»

La crisis económica ha obligado a Bertina a alquilar una habitación

DIEGO BARCALA

Cuando Bertina, de 48 años, se planteó en 2004 cambiar su pequeño apartamento por un piso más grande nadie le advirtió en el banco de lo mal que lo iba a pasar. Cuatro años después, la letra del piso que apenas superaba lo 500 euros supera ya los 900. "Me han subido la hipoteca a 916 euros y mi sueldo son 900", resume. Nadie le explicó en el banco si iba a poder meterse en una inversión inmobiliaria. "Me pidieron el aval de una persona y que vendiera mi pequeño apartamento, nada más", recuerda. Aun así, reconoce que le costó bastante que le dieran el préstamo.

En tal situación y con un hijo de 17 años se vio obligada a buscar ingresos extra de cualquier parte. Decidió alquila una de las tres habitaciones de su casa además de la plaza de garaje. Por todo cobra 450 euros al mes, que son con los que realmente paga sus gastos. Vive en el barrio de Tetuán, uno de los núcleos urbanos de Madrid. Desde que se decidió, han pasado cuatro inquilinos. "Tuve un ingeniero de Iberdrola, un inglés... Con ninguno ha habido problemas", describe.

Bertina tiene por delante un hipoteca de 280.000 euros a un interés variable para los próximos 30 años. "La pedí, sobre todo, para hacer algunas reformas en la nueva casa. Nadie me dijo que tipo de préstamo me venía mejor. Sólo me daban ésta", recuerda. Antes vivía en una casa de 40 metros cuadrados en Carabanchel que vendió por 110.000 euros. "Gracias a que vendí la cajita de cerillas me aceptaron la hipoteca en el banco", comenta.

Aunque reconoce que no ha tenido problemas compartiendo piso, admite estar buscando soluciones. "Mi hijo tiene ya 21 años y espero que cuando trabaje pueda ayudar algo en casa", planea. Ella trabaja en el departamento de indemnizaciones de una compañía de seguros de hogar. Su problema es que trabaja menos horas de las que le gustaría. "Tengo un horario de cuatro de la tarde a once de la noche y estoy buscando algo para las mañanas".

Los problemas económicos de Bertina no se acaban en la hipoteca. "Con la crisis económica cuesta mucho llegar a fin de mes. Es que se junta todo, ahora hacer la compra es mucho más caro. He notado la subida de los alimentos un montón", reflexiona.

Su caso, con 48 años y un hijo compartiendo piso, no sorprende a sus compañeros de trabajo. "Es normal, porque la mayoría también comparte piso". Para los cabezas de familia con un sueldo como el de Bertina que apenas llega a mileurista la cuesta de final de mes es algo más que empinada. "Es que una casa no es sólo la hipoteca, son los gastos de la comunidad, el impuesto de no se qué, la contribución...

Más noticias