Público
Público
Únete a nosotros

Medicinas comunes podrían reducir potencia de fármacos cáncer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Bill Berkrot

Muchos pacientes quetoman una clase muy recetada de fármacos orales para el cáncertambién usan una variedad de medicamentos que podrían reducir laefectividad del tratamiento oncológico o aumentar sus efectossecundarios tóxicos, según un estudio de Medco.

Por ejemplo, el 43 por ciento de los pacientes que tomaban Gleevec, un fármaco muy efectivo contra la leucemia, tambiénusaba otro medicamento que podía disminuir su eficacia, mientrasque un 68 por ciento ingería un producto que podíapotencialmente elevar el nivel de toxicidad, agregó.

El estudio halló que la vasta mayoría de los fármacos parael cáncer eran recetados por un oncólogo, pero los otrosmedicamentos eran típicamente ordenados por un médico decuidados primarios.

"Se necesita más comunicación entre todos los médicos queestán haciendo recetas al paciente", dijo Steve Bowlin, de MedcoHealth Solutions Inc, que está presentando el estudio enla Sociedad de Farmacología Clínica y Terapéutica de EstadosUnidos.

El estudio de interacción de fármacos de Medco analizó lasrecetas de farmacia de alrededor de 11.600 pacientes que habíanrecibido órdenes por nueve medicamentos orales conocidos comoinhibidores de la quinasa, usados para tratar una variedad decánceres.

Los productos incluían a Gleevec y Tasigna, de Novartis;Sutent, de Pfizer Inc; Nexavar de Onyx Pharmaceuticals Inc yBayer AG; Tarceva, vendido por Roche Holding y la japonesaAstellas Pharma Inc ; Sprycel, de Bristol-Myers Squibb Co yTykerb, de GlaxoSmithKline Plc.

Las medicaciones que potencialmente podrían causar esas"interacciones fármaco-fármaco" adversas incluían fármacos parala acidez conocidos como inhibidores de la bomba de protones,como Nexium y Prevacid; los esteroides; una clase demedicamentos para la presión y el corazón conocidos comobloqueadores de los canales de calcio y algunos antibióticos ytratamientos anti-hongos.

En el extremo de la escala, el 74 por ciento de lospacientes que tomaban el fármaco Votrient de Glaxo para elcáncer de riñón también usaban un medicamento que podía aumentarla toxicidad, dijeron los investigadores.

El 55 por ciento de los pacientes de Tarceva también tomabaun fármaco que podía debilitar la efectividad, más que paracualquier otro tratamiento para el cáncer.

Sutent tuvo la menor incidencia de potenciales interaccionesnegativas, con un 23 por ciento de los pacientes tomando unamedicina que podía reducir su efectividad y un 24 por cientousando un fármaco que podía aumentar su toxicidad.

Más noticias en Política y Sociedad