Público
Público

Médicos intentan dar sentido al entramado genético del cáncer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Julie Steenhuysen

No hace mucho tiempo, saber el órgano enel que se alojaba inicialmente un cáncer era generalmente todolo que un médico necesitaba saber para determinar quétratamiento usar. Pero eso ya no es así.

Los avances en la comprensión del cáncer a nivel molecularimplican que los médicos pueden seleccionar mejor losmedicamentos que más ayudarán a cada paciente.

Para ello, deben identificar qué mutaciones genéticas estánimpulsando el crecimiento del tumor de un paciente, y ese cambioestá haciendo mucho más complejo su trabajo.

"Hemos tenido esta revolución biológica que ha cortado elpastel del cáncer de manera cada vez más delgada a medida queaprendimos más sobre la genómica del cáncer", dijo el doctorGeorge Sledge, co-director del programa de cáncer de mama de laIndiana University y un ex presidente de la SociedadEstadounidense de Oncología Clínica (ASCO).

Como ejemplo, Sledge dijo que durante una presentacióncientífica en el encuentro anual de la ASCO esta semana enChicago, aprendió de al menos 17 subtipos diferentes de leucemialinfoblástica aguda (LLA), el tipo más común de leucemiainfantil.

Nuevos hallazgos de ensayos clínicos difundidos durante lareunión muestran cuán rápido se está arraigando la medicinapersonalizada, lo que ofrece más evidencia en favor de lostratamientos dirigidos a mutaciones tumorales específicas enlugar de la ubicación del cáncer en el cuerpo.

Los estudios apuntan a nuevos tratamientos para los cánceresde pecho y de próstata y para el letal tumor cutáneo denominadomelanoma.

Como resultado, los médicos enfrentan una creciente demandade sofisticado trabajo como detectives genéticos.

Eso eleva la vara para los oncólogos de los centros médicosacadémicos bien financiados que cuentan con la últimatecnología, y también dificulta la posibilidad de competir dedecenas de miles de oncológos estadounidenses de centroscomunitarios más pequeños.

Empresas como Pfizer Inc desarrollan pruebas diagnósticascon sus fármacos para ayudar a predecir si un pacienteresponderá bien al tratamiento.

Pero los investigadores cada vez están encontrando más deuna mutación que influye en el crecimiento de un cáncer, lo querequiere un análisis más complejo que llevaría a una combinaciónterapéutica para los pacientes.

"Cánceres que lucirían idénticos bajo el microscopio enverdad tendrían diferentes anormalidades genéticas y, por lotanto, probablemente responderán a tipos de terapias muydistintos", dijo el doctor Mace Rothenberg, vicepresidente delárea oncológica de Pfizer.

"Lo que está sucediendo es una evolución muy rápida en elpensamiento; de un test sobre un tumor, a hacer varias pruebassobre una muestra tumoral", agregó.

UNA NUEVA INDUSTRIA EVOLUCIONA

Los centros médicos estadounidenses afiliados auniversidades están desarrollando sus propias pruebas genéticaspara atender las necesidades de pacientes e investigadores.

En tanto, están surgiendo nuevas compañías de diagnósticopara ayudar a los médicos de centros comunitarios a seleccionarlas mejores medicinas o encontrar los ensayos clínicos donde seestán evaluando fármacos que apuntan a mutaciones genéticasespecíficas.

"La tecnología está evolucionando tan rápido que ahoraexiste la posibilidad de buscar literalmente 250 genesdiferentes relacionados con el cáncer en una sola muestratumoral", dijo Rothenberg.

El test FoundationOne de Foundation Medicine, con sede enCambridge, escanea una muestra tumoral en busca de más de 200alteraciones genéticas conocidas por funcionar en diversoscánceres y brinda a los médicos un informe en el que sugieretanto medicamentos aprobados como en etapa experimental.

La firma, que presentó el test de perfil genético en lareunión de la ASCO, indicó que planea expandir la cantidad demutaciones genéticas que analiza la prueba, que actualmentecuesta 5.800 dólares, a medida que la ciencia avance.

El laboratorio de Foundation Medicine abrió en octubre y haestado realizando perfiles genéticos para laboratorios comoSanofi, Celgene, Novartis y Johnson & Johnson.

Además del test de perfil genético de Foundation Medicine,otras iniciativas estadounidenses incluyen otros dos métodos:secuenciar el genoma completo de los tumores, o secuenciar elexoma, es decir sólo los genes con codificación proteica.

Un equipo del Centro del Cáncer Kimmel de Johns Hopkins, enBaltimore, inició una compañía llamada Personal GenomeDiagnostics Inc que hace este tipo de pruebas.

"Ahora uno puede usar cualquiera de estos tres métodos paraidentificar la mayoría de las alteraciones a las que puedenapuntar los fármacos", dijo el doctor Bert Vogelstein, quedirige el Centro Ludwig para la Genética y Terapéutica delCáncer en Johns Hopkins.

"Cuantos más medicamentos haya disponibles, ¿qué enfoqueserá más efectivo? El mercado resolverá eso", finalizóVogelstein.