Público
Público

Los médicos de familia aclaran que beber en exceso no es excusa en los malos tratos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los médicos de familia han advertido hoy de que el consumo excesivo de alcohol por algunos hombres no puede ser la excusa o eximente para los malos tratos a las mujeres, puesto que la expresión violenta en los maltratadores existe también antes del abuso de la bebida.

En unas jornadas que durante dos días se celebran en el Palacio Euskalduna de Bilbao, el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, Luis Aguilera, ha descrito que en muchas ocasiones coincide que el hombre que agrede a su pareja ha consumido drogas o alcohol y esas sustancias "tóxicas" pueden "incrementar" la agresividad pero, ha aclarado, en todos los casos esas actitudes existían previamente.

"No se puede decir que el alcohol y las drogas estén directamente relacionados con los malos tratos" en el hogar, porque "hay muchos agresores y no todos consumen esas sustancias, de la misma forma que hay muchos hombres que beben en exceso y no son violentos", ha sentenciado.

Aguilera ha explicado que con frecuencia las mujeres que son víctimas de ese tipo de agresiones acuden al ambulatorio en reiteradas ocasiones y describen sentimientos de ansiedad y otros síntomas que, si bien inicialmente pueden parecer orgánicos, en realidad no lo son.

Este tipo de mujeres es reticente a explicar lo que le está ocurriendo pero, según las encuestas, el 80 por ciento de quienes sufren malos tratos agradecen que el médico les pregunte por ello y que se cree un ambiente de confidencialidad en el que puedan hablar de su vida, según ha relatado Aguilera.

Además, los médicos saben que la primera vez que una mujer acude a un centro sanitario para ser atendida tras un episodio de malos tratos "es sólo la punta del iceberg, ya que lleva aproximadamente un año sufriendo esa situación", ha explicado.

En los centros de salud se detectan a diario a numerosas personas con problemas de alcoholismo y, en concreto, uno de cada cuatro hombres españoles reconoce en la consulta del médico beber de manera excesiva.

Según los datos de la última encuesta de salud pública a los vascos, un 10 por ciento de los hombres reconocieron ser grandes bebedores o bebedores excesivos.

Junto al alcohol, los facultativos han analizado en Bilbao la incidencia de otras drogas y han destacado que España es el primer país del mundo en consumo de cocaína y hachís, por lo que, ante esos datos, "los médicos tenemos que estar alerta para detectar posibles dependencias entre los pacientes", ha alertado Aguilera.