Público
Público

Una megamanifestación sindical desborda México capital

El cierre de la eléctrica LFC, con el despido de 44.000 trabajadores, moviliza a la oposición

MERCÈ CABANAS

El enfrentamiento entre el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y el Gobierno federal del PAN por la extinción de la compañía Luz y Fuerza del Centro (LFC) sacó a la calle el miércoles a más de 150.000 manifestantes.

Durante más de cinco horas bloquearon el centro de la capital, respaldados por líderes del PRD, que gobierna la ciudad, Partido del Trabajo, Antorcha Campesina, estudiantes y hasta skin heads. Para acoger la mayor manifestación sindical que ha vivido México, se desmontó la IX Feria Internacional del Libro del Zócalo, evacuando centenares de expositores. Las imágenes de Marx, Engels, Stalin y Lenin ondeaban en la gran plaza de la Constitución.

Mientras 1.500 policías ocupaban las instalaciones de la extinta compañía, en el Zócalo las carpas acogían la movilización popular con comedores, dormitorios y letrinas móviles. En plena euforia por el pase al Mundial de Fútbol, el presidente Felipe Calderón decretó el cierre de la compañía que suministra electricidad a más de 7 millones de abonados del centro del país.

"Si no hay solución, hay revolución"

Un acto que los usuarios deseaban por la corrupción, extorsión, ineficiencia y prepotencia que prevalecían en LFC. Pero faltó tiempo para que la oposición del PRD se aliara con el antiguo sindicato del PRI para enfrentarse al Gobierno federal.

Las exigencias del SME, según su líder Martín Esparza, apodado El Mago porque con un sueldo de 10.000 pesos mensuales (500 euros) tiene rancho, caballos y autos de lujo, son irrenunciables: derogación del cierre; retirada policial; reingreso de todos los trabajadores; proyecto para mejorar el servicio; explotación de la fibra óptica y que el jefe de Gobierno del DF participe en la negociación.

"Si no hay solución, hay revolución" fue una de las consignas coreadas por los sindicalistas. En la economía más golpeada por la crisis, con un descenso del 7,3% frente al 2,5% de América Latina, dejar en la calle de golpe a 44.000 trabajadores es "infame, inhumano e irracional" afirmó López Obrador, líder del PRD.

 

 

Más noticias de Política y Sociedad