Público
Público

La mejora relativa de la seguridad alienta a algunos desplazados a regresar

EFE

La mejora relativa de la seguridad en Irak ha ralentizado el flujo de desplazamientos forzados y hasta ha alentado a algunos a retornar a sus lugares de residencia, indica hoy el informe semestral de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) sobre ese país.

A pesar de esa evolución positiva, la Organización recuerda que hay 2,8 millones de desplazados internos en Irak "que se enfrentan a condiciones de vida desesperadas y que muy difícilmente tienen acceso a alimentos, agua, atención médica y otros servicios básicos".

La situación para aquellos que retornan también es muy dura, aclara el informe, que recalca que éstos carecen igualmente de servicios esenciales, incluidos la educación y alojamientos dignos.

Por otra parte, la OIM precisa que el 63 por ciento de desplazados internos no recibe apoyo de sus familiares.

Una parte de ellos alquila algún tipo de alojamiento, que han subido mucho de precio, mientras que otros han levantado chozas u ocupado edificios públicos de los que podrían ser desalojados en cualquier momento.

Asimismo, las encuestas realizadas para este estudio revelan que el 61 por ciento de desplazados desea regresar a los lugares donde vivían antes de que la violencia los obligara a huir.

Otro 21 por ciento desearía integrarse en las localidades donde están actualmente y el 17 por ciento planea asentarse en un tercer lugar.

Sin embargo, para los que quieren retornar el gran problema será la ocupación de sus propiedades.

Así, el 26 por ciento de desplazados señalan que sus viviendas están ocupadas, controladas o son reclamadas por otras personas, mientras que en el 15 por ciento de casos la propiedad ha sido parcial o totalmente destruida, indica la evaluación de la OIM.

Otro problema mayor es el acceso a los alimentos, que sólo el 29 por ciento recibe de manera regular de parte del programa de distribución estatal, en tanto que el 49 por ciento recibe alguna ración de vez en cuando y el 21 por ciento no cuenta con ninguna ayuda de ese tipo.

No obstante, el 41 por ciento recibe algún tipo de asistencia alimentaria de otras fuentes, particularmente organizaciones humanitarias y entidades religiosas caritativas.

Más noticias de Política y Sociedad