Público
Público

Los mercados quieren un rápido rescate griego

La Comisión, el BCE y el FMI ultiman los detalles en Atenas

DANIEL BASTEIRO

Los mercados recibieron con una presión inaudita el inicio de la cuenta atrás hacia el rescate griego. Los negociadores del FMI, del BCE y de la Comisión Europea aterrizaron ayer en Atenas para acordar con el Gobierno de YorgosPapandreu los últimos detalles de una ayuda que ascenderá hasta unos 45.000 millones sólo en este año. En paralelo, el interés que el Gobierno griego paga por refinanciar su deuda superó la barrera psicológica del 8% en los bonos a diez años, lejos del 5% de interés a tres años que fija la Unión Europea en su plan de rescate.

Las negociaciones podrían durar entre dos o tres semanas, según afirmó recientemente un portavoz comunitario. El calendario coincide además con la agenda política europea y las necesidades de Atenas. El 9 de mayo, Angela Merkel se someterá a unas elecciones regionales decisivas, que han llevado en los últimos meses a la canciller a mostrarse inflexible ante la solidaridad con Grecia. Además, el país heleno necesita 10.000 millones antes de finales del mes que vienepara afrontar con calma el resto del año.

Según el ministro de Finanzas, George Papaconstantinou, 'no hay posibilidad de que Grecia se quede colgada en el mes de mayo, ya sea pidiendo prestado a los mercados o a nuestros socios'. Es más: algunas fuentes indican que la negociación que comenzó ayer podría verse interrumpida por la petición precipitada de ayuda por parte de Grecia.

Los negociadores pactarán con Atenas un programa a tres años que probablemente le exigirá más medidas en 2011 y 2012. Por el momento, la UE descarta pedir más recortes al Ejecutivo que dirige Papandreu, ya que considera que el plan de austeridad actual conseguirá reducir en cuatro puntos el déficit de sus cuentas públicas en este año, desde el 12,7% con el que cerró 2009.

Aunque la UE tiene ya muy perfilado tanto el volumen de ayuda (unos 30.000 millones este año) como el tipo de interés (5% de media a tres años), el FMI no ha concretado ninguno de los dos parámetros.

La ayuda para los tres próximos años podría ascender en total a 80.000 millones, según la estimación del BCE filtrada a la prensa. Ese rescate, el primero de un país de la eurozona, daría según los organismos internacionales participantes la tranquilidad suficiente para que Grecia recuperase la confianza perdida de los mercados.

Más noticias