Público
Público

Merkel lograría la coalición de centro-derecha, según sondeos

Reuters

La canciller alemana, Angela Merkel, parece encaminada a conseguir la coalición de centro derecha que no logró en 2005, mostraron sondeos de opinión el miércoles, pero los conservadores permanecían preocupados por si otro descenso en sus apoyos podría desbaratar sus planes.

Una mediocre actuación en un enfrentamiento televisivo el domingo con su rival del Partido Social Demócrata de Alemania (SPD, por su sigla en inglés), Frank-Walter Steinmeier, exactamente dos semanas antes de la votación, parece no haber afectado la aprobación de su partido.

Dos nuevos sondeos, uno de Forsa y otro del Instituto Allensbach mostraron mejoras para el bloque conservador de Merkel durante la semana pasada, que contrarrestan una disminución en el apoyo a su socio preferido para la coalición, el Partido Democrático Libre (FDP).

Aún así, algunos analistas creen que la perspectiva de una alianza con el FDP es menos segura, mientras que un segundo período en una "gran coalición" con el SPD es una posibilidad tentadora.

"Merkel será canciller, pero si el FDP estará en el Gobierno es otro asunto", dijo Dietmar Herz, profesor de políticas en la Universidad Erfurt.

"La ventaja conservadora-FDP en los sondeos es muy leve y más de un tercio de los votantes aún no se ha decidido. Bien podría imaginarme otra gran coalición", precisó.

Tras su experiencia en 2005, cuando el SPD redujo su ventaja de dos dígitos poco antes de las elecciones, Merkel ha realizado una campaña centrada en evitar errores, que sus críticos ven como demasiado cautelosa.

Su irregular actuación en el debate del domingo preocupó a algunos conservadores, incluido Horst Seehofer, el combativo líder bávaro de la Unión Social Cristiana (CSU), partido hermano de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU, por sus siglas en alemán) de Merkel.

Seehofer ha dejado claro que cree que los conservadores tienen que ofrecer un perfil más distinguible en políticas económicas y financieras en la recta final para las elecciones.

En una advertencia simbólica a Merkel, su partido ha elaborado un plan de lo que haría en sus primeros 100 días en el cargo, temeroso de que las vagas promesas de la canciller le puedan hacer daño en las elecciones.

"No debemos dar la impresión de que los conservadores preferiríamos continuar gobernando con un SPD cada vez más débil", dijo una fuente conservadora. Merkel se negó a firmar el plan, agregan las fuentes. La mandataria ha convocado una rueda de prensa el viernes.

Muchos comentaristas interpretaron el fracaso de Merkel a la hora de responder agresivamente a Steinmeier en el debate como un signo de que estaría contenta con una nueva gran coalición.

Ambas partes evitan hablar abiertamente de esta posibilidad pero el ministro de Finanzas, del SPD, Peer Steinbrueck, causó controversia el martes al decir que una gran coalición podría no ser algo tan malo.

Sus comentarios llevaron al SPD a emitir rápidamente un comunicado diciendo que el partido "no estaba buscando una gran coalición".

Steinbrueck rectificó después, diciendo: "No estamos buscando una nueva gran coalición, pero no la descartamos".

Más noticias