Público
Público

Micheletti ofrece diálogo si Zelaya se pliega al golpe

El presidente de facto pide que el Gobierno derrocado reconozca los comicios convocados para el 29 de noviembre. Organismos de derechos humanos confirman la muerte de otro opositor

JUAN CARLOS RIVERA TORRES

El presidente de facto hondureño, Roberto Micheletti, se mostró ayer dispuesto a dialogar con Manuel Zelaya si este reconoce la convocatoria de las elecciones para el 29 de noviembre, algo inaceptable en estos momentos para el presidente derrocado. Como muestra de su voluntad democrática, Micheletti decidió ampliar en un hora el toque de queda vigente en el país desde el pasado lunes. El canciller del Gobierno golpista aclaró, no obstante, que "de ninguna manera se hablará del retorno del señor Zelaya a la presidencia de la República", como exige la comunidadinternacional.

Sin embargo, el balance de la represión ejercida contra la población civil le emborronaron el mensaje. Si el martes se confirmó la muerte de un seguidor de Zelaya en las calles de Tegucigalpa, ayer médicos del hospital central de la capital certificaron la muerte de uno de los heridos graves en los disturbios que se produjeron el lunes después del regreso de Zelaya.

La sede brasileña sigue cercada y sometida a cortes de luz y de gas

Los primeros informes elaborados por organismos nacionales e internacionales de derechos humanos después del retorno del presidente legítimo aseguran que este balance se verá incrementado en las próximas horas. También destacan que, desde el lunes, el número de desapariciones de opositores al golpe se haincrementado.

Berta Oliva, coordinadora del Comité de Familiares de Desaparecidos (Cofadeh), informó a Público de que la situación de vulnerabilidad civil han llegado a un extremo que comienzan a recibir denuncias de ataques contra barriadas a las que el Gobierno vincula al presidente derrocado. Oliva asegura que "mataron a algunas personas y a otras las han torturado".

Desde la instauración el lunes del toque de queda, las Fuerzas Armadas actúan de manera "salvaje e indiscriminada", afirmó Oliva. En su opinión, en Honduras "no existe el Estado de derecho, estamos en un estado de indefensión".

La oposición convoca para hoy una nueva marcha a favor del diálogo

En idéntica dirección se expresó el director para lasAméricas de Human Rights Watch (HRW), José MiguelVivanco. En un comunicado difundido ayer, HRW advierte de que "ante las denuncias que hemos recibido y el deficiente desempeño de las Fuerzas de Seguridad desde el golpe de Estado, las condiciones podrían deteriorarse drásticamente durante los próximos días".

La tensión sigue siendo extrema en los alrededores de la Embajada de Brasil, donde continúa refugiado Zelaya. Cercada por el Ejército desde el lunes, todo el personal diplomático subsiste sin agua y con constantes cortes de energía eléctrica. Los militares impiden el acceso y salida de vehículos y personas. Pese a las advertencias sobre las consecuencias que podrían acarrear un asalto a la sede, algo descartado ayer por RobertoMicheletti, el Comité de Familiares de Desaparecidos denunció que miembros del régimen de facto lanzaron a su interior varios objetos con contenido químico. Aunque esta información no pudo ser contrastada, Bertha Oliva aseguró que varias personas del cuerpo diplomático brasileño "sufren vómitos y mareos".

Mientras, los medios de comunicación que no se han pronunciado a favor del golpe sufrieron ayer sabotajes de las Fuerzas Armadas. Los canales de televisión Choludat Sur, Canal 11 y las estaciones Radio Globo, Radio Progreso y Radio Uno fueron asaltadas por soldados "que rompieron varios generadores eléctricos para evitar las transmisiones", señaló a Público Arnulfo Aguilar, director de Radio Uno de San Pedro Sula.

La Embajada de Estados Unidos en Honduras pidió a los seguidores de Zelaya que eviten "cualquier acción provocativa" y apeló a las partes en conflicto a respetar el Acuerdo de San José propuesto por el presidente de Costa Rica y mediador del conflicto, Óscar Arias, como la mejor vía para buscar una salida a lacrisis política.

Sin embargo, el movimiento de resistencia popular al golpe volvió a convocar para hoy una movilización en Tegucigalpa. Uno de sus coordinadores, Rafael Alegría, pidió a los sectores populares que busquen "cualquier medio" para llegar hasta la Universidad Pedagógica Francisco Morazán, en el extremo oriental de la capital del país. "La marcha será pacífica y a favor de un diálogo que permita restaurar la verdadera democracia",concluyó Alegría.

Más noticias de Política y Sociedad