Público
Público

¿Microchip para aplicar fármaco podrá reemplazar a inyecciones?

Reuters

Por Julie Steenhuysen

Un microchip inalámbricoimplantable administró medicación para la osteoporosis a unpequeño grupo de mujeres danesas, lo que aumenta la esperanza deque surja un nuevo tipo de dispositivo de aplicaciónfarmacológica que permita a los pacientes evitar inyectarseregularmente, dijeron investigadores estadounidenses.

El dispositivo, ahora en desarrollo por parte de la empresaprivada Microchips Inc, tiene un receptor inalámbrico que leindica al microchip que emita la medicación.

"Hasta ahora, nunca se había tenido forma de hacer esto",dijo el doctor Robert Langer, de los Institutos de Tecnología deMassachusetts, quien ayudó a desarrollar la tecnología y esmiembro del comité de Microchips Inc.

Langer dijo que el dispositivo podría ser usado paradiferentes tipos de fármacos inyectables cuya adherencia regularal tratamiento suele ser un problema.

Eso suele suceder en los pacientes con osteoporosis severa,que tienden a saltearse dosis de sus medicamentos porque nosaben si las inyecciones afectan la densidad de sus huesos.

El microchip está diseñado para superar eso, dijo RobertFarra de Microchips, con sede Massachusetts, que financió elestudio. Farra, Langer y colegas publicaron un artículo sobre elestudio en la revista Science Translational Medicine.

En lugar de emitir constantemente pequeñas cantidades defármacos, como la mayoría de los sistemas de emisión demedicación, el microchip libera todo el medicamento de una vez através de un comando directo, más similar a como lo haría unainyección.

Puede activarse por teléfono o por computadora usando unaradiofrecuencia especial reservada para uso médico, para evitaruna emisión accidental del fármaco, dijo Langer.

NANOPARTÍCULAS DE ORO

El microchip en sí es una lámina delgada, del tamaño de unamoneda pequeña, fabricada con diminutas capas que portan dosisconcentradas de medicación. Esas dosis son cubiertas con unacapa de nanopartículas de oro, que se disuelven al estarexpuestas a determinada radiofrecuencia.

La lámina se implanta debajo de la piel con un receptor quetiene aproximadamente el tamaño de un marcapasos, indicó Langer.

En el primer test del sistema sobre personas, el equipoimplantó el dispositivo en ocho mujeres danesas de entre 65 y 70años con una forma severa de osteoporosis que requeríaninyecciones del tratamiento hormonal de Eli Lilly & Co teriparatida.

Los investigadores enviaron señales diarias al microchippara que emita el fármaco por hasta 20 dosis.

Como se observó en estudios con animales, se desarrolló unamembrana fibrosa de colágeno alrededor del dispositivo, pero elfármaco aún pudo desempeñarse tan bien como las inyeccionesdiarias, mejorando la formación ósea y reduciendo el riesgo defracturas, indicaron los autores.

Pero no todo son buenas noticias.

John Watson, profesor de bioingeniería de la University ofCalifornia, en San Diego, dijo en un editorial que eldispositivo fracasó en una de las pacientes, y que esos datos noestaban incluidos en el análisis.

Aún así, todas las dosis del microchip fueron emitidas a laspacientes, una señal de que el mecanismo podría funcionar en laspersonas, dijo Watson.

"Faltan muchos años para que esta tecnología pueda seraprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos deEstados Unidos (FDA por su sigla en inglés) y para que cumpla lapromesa clínica reflejada en este pequeño estudio", escribióWatson.

El dispositivo actual puede portar sólo 20 dosis, peroLanger dijo que el equipo ahora está trabajando para sumarle másdosis.

La compañía espera tener una versión del dispositivo en elmercado en cinco años. Langer dijo que le ve potencial paraotros usos, como tratar la diabetes o administrar fármacosoncológicos.

Más noticias de Política y Sociedad