Público
Público

El "miedo" llevó a los suizos a votar contra la construcción de minaretes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La prensa francófona suiza trataba hoy de interpretar el inesperado voto, denostado por numerosos gobiernos y organizaciones, que llevó a los suizos ayer a prohibir la construcción de minaretes en las mezquitas de Suiza, y en general lo atribuyen al "miedo".

"Miedo al otro", "voto con las tripas", "irracionalidad", son las palabras destacadas en la mayoría de las crónicas de la prensa suiza de hoy sobre el referendo convocado para votar una iniciativa de la derecha ultranacionalista y que, en contra de las encuestas, salió adelante con el 57,5 por ciento de los votos y la mayoría de los cantones.

"Los musulmanes de Suiza no se merecen la injusticia de ese voto de castigo inspirado por el miedo, los fantasmas y la ignorancia", señala el editorial del diario "Le Temps".

"Algunos, traumatizados por la crisis, echaron en las urnas un voto de protesta y de desconfianza, más que de odio y de desafío", escribe, por su parte, "La Tribune de Geneve".

El "Quotidien jurassien" habla del "miedo sobre la solidez de nuestro Estado de derecho frente a la mezcla de culturas a la que conduce el mundo globalizado".

Otros diarios francófonos hacen referencia a la "amalgama" creada por la propaganda de los partidarios de la prohibición de minaretes entre la presencia musulmana en el país y el extremismo islámico, y la explotación interesada de esta mezcla.

Pero además de la interpretación, la prensa se interroga sobre las consecuencias que este voto, calificado de "vergonzoso" por distintas instancias y gobiernos -como el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner.

"Hoy, el mundo entero se indigna y se interroga sobre los motivos suizos", afirma la "Tribune de Geneve", que teme que la votación le cueste cara a Suiza: "venganza, boicot, represalias".

"En momentos en que tenemos tantos desafíos que afrontar, desde la crisis económica al conflicto con Libia, pasando por la desaparición del secreto bancario, esperemos que el precio no sea exorbitante. Nuestra diplomacia tiene mucho trabajo por delante", afirma el rotativo "La Liberté".

El resultado de la votación de este domingo causó conmoción en el gobierno suizo, y la ministra de Exteriores, Micheline Calmy-Rey, aseguró que los promotores de esta iniciativa antimusulmana llevaron a cabo "una instrumentalización muy bien hecha", apelando al miedo y a los prejuicios.

Desde las formaciones políticas de izquierdas, la consternación fue general, y los Verdes, uno de los cinco grandes partidos suizos, anunciaron que se plantean recurrir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo para que invalide el resultado de este referendo, por considerarlo anticonstitucional.

También la Conferencia Episcopal suiza lamentó el resultado de la consulta, que consideró "un obstáculo en el camino a la integración y al diálogo interreligioso en el respeto mutuo".

Más noticias en Política y Sociedad