Público
Público

El Ministerio de Sanidad quiere reformar la ley antitabaco en 2010 con consenso

EFE

La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez afirmó hoy que su objetivo es conseguir reformar la ley antitabaco "a lo largo del año 2010", pero que dicha reforma se hará "cuando tenga el máximo consenso político posible".

En una entrevista en "59 segundos de TVE" la ministra de Sanidad señaló que "hemos lanzado la idea de conseguir que haya espacios libres de humo poco a poco" y precisó que su Ministerio todavía no ha puesto un documento concreto encima de la mesa.

Explicó, además, que está hablando con los partidos políticos sobre la reforma de esta ley, "pero cuando alcance ese consenso será cuando pueda aplicarse esa reforma".

La titular de Sanidad manifestó que la aprobación de la ley de 2005 ha tenido "unos efectos muy importantes" en la salud y consiguió cosas que en esos momentos parecían difíciles, como por ejemplo, "que la gente dejara de fumar en los centros de trabajo".

Añadió que sin embargo "hoy día sigue habiendo mucho humo, sigue habiendo muchos espacios cerrados con humo que son perjudiciales para la salud. Y como ministra de Sanidad, tengo la obligación de preservar la salud de los ciudadanos".

Respecto a las críticas lanzadas ante esta reforma por el sector de la hostelería, Jiménez recordó que en países que tienen una prohibición de no fumar reciente, como Italia, el sector de la hostelería ha señalado que han tenido un "coste cero".

"Lo último que se me ocurriría es afectar a un sector económico como el de la hostelería", ha resaltado la ministra.

Señaló en relación a las críticas que se están lanzando en ámbitos como el Parlamento Europeo en relación a si hubo una alarma excesiva en torno a la Gripe A que la actuación de la Organización Mundial de la Salud había sido correcta.

"Lo que pasa es que estábamos en presencia de un virus completamente nuevo que empezó a provocar, por desconocimiento en el tratamiento del mismo, una alta mortalidad, y eso generó una alarma", manifestó.

Esto llevó a la necesidad de prepararse "para cualquier eventualidad" y "creo que lo hemos hecho de manera responsable y siempre teniendo en cuenta la evidencia científica, lo que nos decían los expertos", manifestó.

"Ahora es muy fácil decir lo que se está diciendo. Pero había que situarse en la posición de un gobierno que tiene la obligación de prevenir todos los escenarios para prevenir la salud de sus ciudadanos", afirmó.

En relación al informe que se ha conocido del Ministerio de Sanidad que hablaba de riesgos potenciales de la píldora del día después, Trinidad Jiménez opinó que sus decisiones tienen en cuenta los informes de los médicos, de los especialistas y de los expertos, "así como la experiencia comparada de otros países".

En ese sentido, recalcó que la píldora se dispensaba sin receta en 15 países de la Unión Europea y que no se habían registrado "casos adversos ni efectos secundarios reseñables".

Más noticias de Política y Sociedad