Público
Público

Los ministros de Empleo de la UE abogan por que se mantengan las medidas de estímulo

EFE

Los ministros de Trabajo de la Unión Europea (UE) defendieron hoy que continúe el manteniendo las medidas de estímulo para reactivar la economía y la generación de empleo, y advirtieron de que la crisis no ha terminado.

Los ministros se mostraron esta tarde contrarios a su retirada en Barcelona, donde hasta mañana celebran una reunión informal con motivo de la presidencia rotatoria de la UE.

Según informaron a Efe fuentes del Ministerio de Trabajo español, los 27 responsables de Empleo de la UE consideran que las medidas de estímulo sólo se podrán retirar cuando la economía de la UE tenga "suficiente fuerza" y no las necesite, y cuando deje de aumentar el desempleo.

Previamente a la reunión de todos los ministros, la Troika Social Europea -compuesta por los titulares de la cartera de Trabajo de España, Hungría y Bélgica- ya pidió que sigan vigentes.

Con esta demanda coincidieron los Interlocutores Sociales Europeos (empresarios y sindicatos) y la Plataforma Social europea (compuesta por organizaciones no gubernamentales), a las que recibió la Troika Social.

Tras ambas reuniones, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, destacó que las partes coinciden en que, aunque se registran signos de mejora "débiles", las medidas de estímulo deberían mantenerse mientras siga aumentando el desempleo.

Según explicó, están sirviendo para frenar el paro, especialmente en el sector de la automoción.

También la ministra de Trabajo belga, Joëlle Milquet, dijo que, dada la situación actual, retirarlas sería "actuar de forma ciega".

No obstante, añadió que, a largo plazo, hay que sanear las cuentas públicas y reducir los altos déficit que registran algunos estados miembros.

Este saneamiento no debe ser "rápido", advirtió, ni debe basarse en una "política miope", porque la situación de las empresas europeas sigue siendo "frágil" y requieren apoyos.

En el debate de la Troika con los interlocutores sociales también se trató la apuesta de la UE por la flexiseguridad (combinar la protección de los trabajadores con la flexibilidad interna y externa de las empresas).

El comisario de Empleo, Vladimir Spidla, defendió que se siga aplicando en estos momentos de crisis y puso como ejemplos el que las empresas reducen las jornadas o formen a sus trabajadores antes que despedirlos.

Para el ministro húngaro de Trabajo, László Herczog, hay que seguir apoyando la flexiseguridad, aunque con matices, porque respaldar a las empresas permite que se mantengan los empleos.

Quien sí descartó su aplicación, por los elevados índices de economía sumergida que hay en la UE, fue el secretario general adjunto de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), Joël Decaillon.

El presidente de la Plataforma Social, Conny Reuter, sostuvo que que ha llegado la hora ver si la flexiseguridad se puede seguir aplicando con toda la gente que ha quedado fuera del mercado laboral.

Desde la patronal europea (Bussiness Europe), Jurgen Rönnest les respondió que la flexiseguridad es la manera adecuada de abordar la transición en tiempos de crisis, al tiempo que expresó su sorpresa porque en las intervenciones que le precedieron -en la rueda de prensa conjunta con Corbacho- se hicieran tantas referencias a los empresarios.

Todos estas conclusiones y reflexiones van a ser transmitidas por la Troika a los 27 ministros de Empleo y Seguridad Social, que las analizarán entre hoy y mañana en reuniones a puerta cerrada.

Aunque el formato de reunión informal supone que no se adoptan decisiones, la intención de los ministros es que sus debates se tomen en cuenta para diseñar la nueva Estrategia 2020 que ha lanzado la UE, después de que la de Lisboa no haya logrado el objetivo de pleno empleo que se había fijado.

Más noticias de Política y Sociedad