Público
Público
Únete a nosotros

La misa de Resurrección cierra las celebraciones de la Semana Santa en Jerusalén

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Domingo de Resurrección cerró hoy las principales celebraciones de la Semana Santa en Jerusalén, con una procesión y una misa pontifical oficiada en el santo Sepulcro por el Patriarca Latino, Fuad Twal.

Ante miles de peregrinos y palestinos cristianos, Twal entró esta mañana en procesión a la basílica que alberga el Santo Sepulcro y ofició una misa en la que recordó que "un día como hoy Pedro y Juan, y antes que ellos las mujeres guiadas por María Magdalena, descubrieron que estaba vacío".

"Queridos hermanos y hermanas, ¡el Señor ha resucitado! ¡El Señor verdaderamente ha resucitado!", clamó festivamente mientras se escuchaba a los creyentes que respondían con fervorosos "aleluyas".

En la homilía, Twal recordó todo el relato histórico de la resurrección según el recuento que hicieron de él los apóstoles y afirmó que es un privilegio ser testigo de la resurrección año tras año.

"Nosotros, los obispos, sacerdotes y creyentes, hombres y mujeres, jóvenes y viejos de todas las iglesias y pueblos, tenemos el privilegio de estar hoy aquí ante la misma tumba vacía, pero con una emoción diferente, rodeados de una nube de testigos que a través del tiempo han dado testimonio de la verdad de la Resurrección", señaló.

La misa comenzó a las 10.00 hora local (08.00 GMT), según la tradición en el mismo momento en que los primeros testigos varones comenzaron a llegar a la que era la tumba de Jesús, alertados por las mujeres que ya habían visto antes la piedra exterior removida de su lugar y que no estaba el cuerpo depositado en su interior el viernes anterior.

"Debido a que ciertamente el testimonio proviene de la dignidad de los testigos, no podemos más que confiar en el testimonio de los apóstoles y de las mujeres que vieron al Señor vivo después de haber estado en la tumba y que ofrecieron sus vidas por ello", agregó monseñor.

Y aprovechó para descalificar a los incrédulos al decir que "el cuerpo del Señor nunca fue encontrado por la ciencia y la arqueología porque había resucitado".

En una muestra de solidaridad con las otras iglesias que custodian el Santo Sepulcro, Twal dijo que "este año la alegría es doble", porque todos celebramos "la misma Semana Santa en el mismo día y lugar".

"Los cristianos de todo el mundo alzan su voz hoy unidos y claros: !Cristo ha resucitado!", abundó, sobre la "unidad de la fe y celebración conjunta de la victoria del Señor sobre el mal y la muerte".

La misa de hoy se caracterizó por los "aleluyas" y "hosanas" y una procesión solemne en el interior de la basílica hasta la Piedra de la Unción, donde -según los Evangelios- permaneció el cuerpo de Jesús antes de recobrar la vida.

"Yo resucito y estoy contigo, !aleluya!", exclamó monseñor Twal al concluir la misa, una frase que repitieron los peregrinos en la basílica de la ciudadela amurallada.

El monte Gólgota, lugar de la crucifixión y del sepulcro, es también donde la creencia popular sitúa los restos del primer hombre, Adán.

Según la leyenda, Adán recobró momentáneamente la vida gracias a la sangre derramada por Cristo tras la crucifixión.

Tras la ceremonia de esta mañana, la Semana Santa concluirá mañana oficialmente en la aldea de Emaús, a diez kilómetros de Jerusalén, donde Jesús se apareció por primera vez a dos de sus discípulos y cenó con ellos.

Será una ceremonia más reducida en la que sólo participen los miembros de las órdenes religiosas con representación en Tierra Santa, entre ellos los franciscanos, custodios desde hace 800 años.

Más noticias en Política y Sociedad