Público
Público

Mísia, Marini y Pavlovsky juntos para inaugurar el Grec con una obra de Stravinsky

EFE

La cantante de fados Mísia y los actores argentinos Marilu Marini y Ángel Pavlovsky protagonizarán "História del Soldat", una relectura contemporánea de la obra de Igor Stravinsky, especialmente creada para el anfiteatro al aire libre del Grec y la apertura del festival de verano barcelonés.

Los tres intérpretes presentarán en el Grec entre el 25 y el 27 de junio un espectáculo "sobre una obra excéntrica", que "no es teatro ni ópera" y que está escrita "para ser leída, tocada y bailada", ha señalado hoy en Barcelona el director del espectáculo, Nigel Lowery, parafraseando la partitura de Stravinsky.

El británico Nigel Lowery y el iraní Amín Hosseinpour han creado para el Grec un "espectáculo de varias capas, bastante visual, con una puesta en escena especial", ha señalado Lowery.

Con un trabajo conjunto de más de 20 años en la puesta en escena el primero y coreografía de producciones operísticas el segundo, los dos creadores presentarán en la capital catalana una obra que cuenta con la música en directo de siete instrumentistas del Grup Instrumental Barcelona 216, dirigidos por Virginia Martínez.

Espectáculo en francés sobretitulado en catalán, es un montaje concebido especialmente para la apertura del Grec y que el responsable del Instituto de Cultura de Barcelona, Jordi Martí, ha presentado como "una declaración de intenciones que marca la línea de todo el festival".

El director artístico del Grec, Ricardo Szwarcer, ha explicado que el espectáculo tiene un elenco "construido sobre una idea de artistas de procedencias diversas" para concitar en el público "curiosidad y sorpresa".

Estrenada en 1918 en el exilio suizo de Stravinsky, está inspirada en cuentos extraídos del folclore ruso y construye con ellos una historia universal con tintes propios del mito de Fausto.

La historia narra la vuelta a casa de permiso, con la guerra aún en marcha, de un soldado que anda acompañado por su violín (Ángel Pavlovsky) y la aparición en escena de un personaje, un supuesto diablo (Marilu Marini) que le ofrece riquezas a cambio de quedarse con el instrumento.

Mísia, que es la primera vez que no canta encima de un escenario, es en esta ocasión la conductora de la historia y también el "alter ego" del soldado, entre la protagonista de un oráculo o del coro de una tragedia griega y la maestra de ceremonias de un circo.

La "obra me dice lo mismo que los fados ya que habla de la fragilidad del ser humano, de las contradicciones que tenemos dentro de nosotros mismos, que siquiera sospechábamos y que nos hacen sufrir", ha dicho la cantante portuguesa.

En el espectáculo la música de Stravinski, con referencias al tango, vals, jazz o rag-time, "cumple un discurso poético", ha señalado Marini, y es como "una Caja de Pandora de la que salen ideas diversas".

En opinión de Amir Hosseinpour, la pieza "es muchas cosas" y utiliza el teatro-danza al estilo de Pina Bausch y con la aparición en el escenario de las bailarinas Anna Pons, Fátima Campos y Nagore, intérpretes a través del ballet de la curación de la Princesa, porque "hemos querido que la Princesa se mostrara a través del lenguaje físico".

La historia del militar que vende su alma al diablo por un violín está apoyada precisamente por eso, por la música del violín y el personaje del demonio por la percusión de una orquesta "cuidadosamente amplificada", según el director artístico del Grec.

Más noticias de Política y Sociedad