Público
Público

Un "misterioso piano" aparece en la bahía de Miami

El instrumento, de más de 300 kilos, tuvo que ser llevado a un bancal de arena aprovechando la marea alta

PABLO OLIVEIRA Y SILVA

Un completo piano de cola ha aparecido el pasado fin de semana en un banco de arena en la bahía de Biscayne, a unos 200 metros de los muelles de Quayside en Miami, EEUU. Cómo llegó o quién lo puso allí elegió el punto más alto de la franja de arena y lo tuvo que hacer bajo el agua, aprovechando la marea alta, informan diferentes medios locales. Cómo y por qué llegó a una de las playas que sirve de escenario para la serie de televisión 'Dexter' es un misterio. Un piano de cola pesa al menos unos 300 kilos y es muy difícil de mover, apuntó Bob Shapiro, un comercial de una tienda de instrumentos de Pembroke Park. "No lo llevas ahí en un bote de remos", aseguró.

Las autoridades portuarias han señalado que no van a retirar el piano salvo que suponga un peligro para los barcos o la vida silvestre de la zona. "No somos responsables de la eliminación de este tipo de objetos en la bahía", apuntó Jorge Pino, portavoz de la Comisión de Conservación de la Vida Salvaje de Florida. "Incluso un coche hundido puede convertirse en el hábitat para la fauna. A menos que el elemento se convierta en un peligro para la navegación, la Guardia Costera no se involucrará".

Desde el muelle, la silueta del piano es visible a simple vista, pero con unos prismáticos o un teleobjetivo en una cámara, se puede ver cómo las gaviotas se posan sobre el instrumento, entre aleteos, chapoteos y acordes desafinados.

Tirar un piano de cola puede parecer como tirar dinero. En condiciones óptimas de conservación, un piano de cola usado puede costar entre 2.000 y 3.000 euros. Sin embargo, muchos pianos muy viejos y desgastados son desechados al no resultar rentable su reparación. "Seguro que no vale nada", apuntó Shapiro. "Los pianos no se revalorizan con el tiempo, solo se desgastan y envejecen".

La patrulla marina, el departamento de Policía del norte de Miami y la patrulla de Rescate costero han iniciado una investigación para intentar localizar al propietario del instrumento o el modo en el que pudo acabar allí. Mientras, el "piano misterioso" no se mueve de la bahía.