Público
Público

Moody's lanza otro duro ataque contra el sector bancario español

Cree que tendrá unas pérdidas de 108.000 millones en su cartera de créditos en los próximos años

VIRGINIA ZAFRA

La agencia de calificación de riesgos Moodys ha vuelto a las andadas y ha dirigido un fuerte ataque a los bancos y cajas españoles. En su último informe, señala que el deterioro de la economía está siendo tan severo que un número significativo de entidades tendrán que declarar pérdidas en los próximos trimestres. Eso dañará sus ratios de capital y las obligará a recurrir a las ayudas dispuestas por el Gobierno.

Así de duro plantea el panorama la agencia de calificación de riesgos, que además pone cifras a sus estimaciones: las entidades españolas no podrán cobrar en los próximos años 108.000 millones de euros de los créditos que tienen concedidos actualmente. Eso no sería grave según el análisis si tuvieran fondos para hacerles frente, pero la realidad es que los ahorros del sector no son suficientes para hacer frente a tanta pérdida.

Sus provisiones ascienden actualmente a 51.000 millones, con lo que les faltarían otros 57.000 millones para tener cubiertas todas las pérdidas que espera Moodys. Al ritmo actual de dotación, tardarían cinco años en llenar la hucha, un tiempo en el que estarían castigando a sus resultados.

Esta previsión difiere sustancialmente de las que manejan las entidades financieras. Según sus cálculos, basados en la experiencia de crisis anteriores, de los créditos que entran en mora, finalmente se recuperan más del 90%. Con las cifras actuales de impagados (87.542 millones), eso supondría que van a perder menos de 9.000 millones, una cifra que está a años luz de los 108.000 millones y, sobre todo, de los 225.000 millones que cree que se podrían alcanzar si el escenario económico se deteriora más de lo previsto, siempre según la agencia de calificación.

Moodys, que es habitualmente duro con la banca española y más suave con sus perspectivas sobre el Reino de España, prevé que la situación sea en esta ocasión más difícil todavía que en la crisis anterior, la de principios de los años noventa. Pepa Mori, analista de bancos de la compañía, explicó ayer a Público que la crisis pasada afectó principalmente al sector inmobiliario e industrial, mientras que la actual, mezclada con una crisis financiera, está afectando a todos los sectores.

Por eso, la compañía espera que la tasa de morosidad supere en esta ocasión al 9% de entonces y augura que los peores momentos se vivirán en el último trimestre del 2010.

Para hacer estos cálculos, se incluyen los activos que las entidades financieras han comprado a las promotoras inmobiliarias, ya que según Moodys esas adquisiciones han disfrazado la aparición de morosos.

Lo más positivo del informe es el convencimiento de la agencia de que todas las entidades españolas podrán subsistir gracias a las ayudas del Estado.

Más bajadas en la vivienda

Por otra parte, el economista jefe de Standard & Poors, David Wyss, auguró ayer que los precios de la vivienda aún bajarán más en España antes de ajustarse al nivel de ingresos medio de los ciudadanos. "No creo que los precios todavía hayan registrado una corrección suficiente como para acabar con los problemas", dijo Wyss a Efe, y añadió que la economía española se quedará muy rezagada del resto.

 

Más noticias de Política y Sociedad