Público
Público

Moratinos logra la liberación deun empresario español en Cuba

El Gobierno cubano también excarcela a dos disidentes tras la visita del ministro

PÚBLICO

La visita a Cuba del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se cerró ayer con la excarcelación del empresario español Pedro Hermosilla, acusado de un presunto delito de cohecho. Su puesta en libertad se produjo después de queMoratinos intercediera por el empresario, que fue detenido hace un mes cuando se encontraba en la isla atendiendo los negocios que su empresa tiene en elpaís caribeño.

La libertad provisional decretada por las autoridades cubanas no implica, sin embargo, el archivo de los cargos que le imputa el régimen e impide al empresario excarcelado abandonar la isla hasta la celebración del juicio, para el que no hay fecha prevista.

Este anuncio llegó poco después de que Moratinos se interesara por la situación de Hermosilla durante la reunión de tres horas que celebró con el presidentecubano, Raúl Castro.

Su liberación fue acompañada, además, por la de dos presos políticos cubanos en un gesto del régimen, que decretó otro guiño de sintonía hacia España al mostrarse favorable a desbloquear 300 millones de dólares que mantiene retenido por problemas de liquidez a 280 empresarios españoles en varios bancos cubanos.

Mientras Moratinos cosechaba los primeros frutos visibles de su estancia de dos días en Cuba, el PP cargó con vehemencia contra su visita hasta el punto de dejar en el aire su apoyo a la Presidencia española de la UE, que comienza en enero de 2010.

Su responsable de Relaciones Internacionales, Jorge Moragas, emplazó al Gobierno a "decidir cuál es su prioridad: un acuerdo de Estado con el PP sobre la Presidencia o sus relaciones bilaterales con la dictadura cubana".

Los conservadores lanzaron la amenaza después de que Moratinos anunciase su deseo de "abandonar la posición común de la UE [sobre Cuba] y sustituirla por un acuerdo bilateral".

Moragas adelantó su rechazo y advirtió hasta dónde está dispuesto su partido para frenar este objetivo: "Si el ministro quiere hacer, sin consultar con el PP los términos de ese cambio en la posición común, estará sacrificando la posibilidad de un acuerdo de Estado parala UE".

España apuesta por una modificación en las relaciones entre La Habana y Bruselas. Moratinos abogó además por impulsar este cambio sin contraprestaciones: "No se trata de pedir gestos, sino de que se avance en la buena dirección y que haya resultados concretos".

Mientras Moratinos pedía "respeto" a la política cubana, el PP cargó con adjetivos contra la visita por no incluir en su agenda un encuentro con los disidentes. Moragas acusó al Gobierno de "humillarlos" con una actitud que "ignora y desprecia" a la disidencia. Más enfática, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, aseguró estar "avergonzada" por no atender a la oposición cubana.

 

Más noticias de Política y Sociedad