Público
Público

La morosidad supera el 5% por primera vez desde 1996

Las deudas impagadas a la banca suben a 92.624 millones

V. ZAFRA

Las previsiones eran demoledoras y al final la situación no fue tan severa, aunque sí de cierta gravedad. Los expertos y los propios representantes del sector financiero auguraban una tasa de morosidad del 7% para final de 2009 y, sin embargo, en noviembre quedó en el 5,05%. Y en diciembre no hubo grandes movimientos, así que la tasa de cierre de año no es previsibile que se aleje mucho de esa cifra, que a pesar de todo es la más alta desde junio de 1996.

En todo caso, la situación no es ni mucho menos halagüeña. Bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito afrontan en este momento unos impagos de 92.624 millones de euros. Y el problema no es sólo que no puedan cobrar esos créditos sino que, además, tienen que dotar unas provisiones muy elevadas que están haciendo mucho daño a sus resultados. Este colchón ascendía a 54.258 millones de euros en noviembre. Con ese dinero, sólo podrían hacer frente al 59% de los impagados, cuando antes de la crisis (en julio de 2007) tenían una cobertura del 245%.

Los datos de noviembre dan cierto lugar al optimismo, ya que los crecimientos de los impagados son cada vez menores (un 57% en doce meses), aunque en el sector financiero son conscientes de que la primera mitad de 2010 va a ser muy dura. Lo previsible, reconocen, es que llegue la segunda oleada de caídas de promotoras inmobiliarias. En los últimos meses, bancos y cajas han seguido dando oxígeno a muchas de ellas para que terminaran de construir los edificios que tenían a medias porque no querían embargar esqueletos de ladrillo. Durante el primer semestre terminarán de construir y las entidades no tendrán ninguna razón para seguir dando financiación a empresas que no ven viables. Se quedarán con los pisos terminados e intentarán darles salida, aunque a costa de elevar la tasa de morosidad y de tener que hacer más provisiones.

Por ahora, los bancos están en mejor situación que las cajas de ahorros, con una tasa de mora del 4,7%, frente al 5,3% de sus competidoras. No obstante, la diferencia es cada vez menor. El índice de las cooperativas es del 3,9%, mientras los establecimientos financieros de crédito llegan al 9,8%.

Más noticias de Política y Sociedad