Público
Público

Moscú califica de "indicio positivo" el ajuste de EE.UU. sobre el escudo antimisiles

EFE

La revisión estadounidense de su proyecto para crear un escudo antimisiles en Europa Oriental es un "indicio positivo", aseguró hoy el Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, que negó que haya habido algún "trato" con Washington a cambio de esa decisión.

"Si ha habido una revisión de la posición de la nueva Administración estadounidense en relación al escudo, esto sería un indicio positivo", afirmó Andréi Nesterenko, portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, citado por las agencias locales.

El diplomático negó la posibilidad de que haya habido alguna clase de "trato" entre Rusia y EEUU a cambio de la suspensión de los planes de desplegar el escudo, considerado por Moscú una amenaza directa para su seguridad.

"Esos son especulaciones. Eso no se corresponde con nuestra política, nuestras formas de solucionar los problemas en relación con otros países, independientemente de lo complejo y delicados que éstos sean", dijo.

Nesterenko recordó que Rusia insistió desde siempre en sus contactos con EEUU en su preocupación por sus planes de emplazar elementos estratégicos del escudo en Polonia y la República Checa.

"Necesitamos ver el texto completo (de la declaración estadounidense) y entonces podremos emitir un comentario", apuntó.

El presidente de EEUU, Barack Obama, abordará con seguridad este asunto con el presidente ruso, Dmitri Medvédev, la próxima semana, en el marco de la cumbre del Grupo de los Veinte (G-20), en la ciudad de Pittsburg (Pensilvania, EEUU).

En respuesta al escudo, Medvédev anunció a finales de 2008 el posible despliegue de cohetes tácticos Iskander en el enclave báltico ruso de Kaliningrado.

Por su parte, el Pentágono anunció hoy que el Gobierno de Estados Unidos está realizando un "importante ajuste" al plan de defensa antimisiles que auspició la Administración de George W. Bush (2000-2008) y que provocó importantes tensiones con Rusia.

Un portavoz del Pentágono Geoff Morrell dijo que se ha cambiado de planes para proteger mejor a las fuerzas de Estados Unidos en Europa y a sus aliados de potenciales ataques con misiles de Irán.

Desde Praga, el primer ministro checo, Jan Fischer, anunció hoy que el presidente Obama le llamó después de medianoche "para notificarme que Estados Unidos retira su plan de construir una base de radar".

Más noticias de Política y Sociedad