Público
Público

Mosley anuncia no renunciará a menos que lo pida una mayoría de miembros de la FIA

EFE

El británico Max Mosley, presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) han anunciado, a través de una carta dirigida a todos los presidentes de clubes de la FIA, que no renunciará a su cargo "a menos que lo pida una mayoría de miembros".

Ante la próxima celebración, el próximo 3 de junio, de una Asamblea General Extraordinaria en París, Mosley asegura, en su misiva "aclaratoria", "sentir mucho" que la publicación de detalles de su vida privada hayan causado "tantos inconvenientes y desconcierto".

Moxley, de 68 años, se vio involucrado en una orgía de temática nazi en la que supuestamente participó y que fue destapada por el dominical británico "News of the World".

En su escrito, el dirigente afirma que ha recibido "cartas espontáneas y no solicitadas de clubes de la FIA" que representan 85 votos. "De éstos, los representantes de 13 votos sugerían que debía considerar mi renuncia. Sin embargo, representantes de los restantes 62 me recomendaron permanecer en mi puesto", desvela.

"Si la Asamblea General está de acuerdo, continuaré hasta octubre de 2009 dejando casi toda la representación pública de la FIA a los dos vicepresidentes. Esto me dará el tiempo que necesito para avanzar en las negociaciones actuales y para proseguir con los procedimientos legales que he iniciado contra aquellos que han causado tantos inconveniente y desconcierto innecesario", detalla.

Además, Mosley sugiere que, de este modo, se llevará a cabo "una transición gradual y ordenada para una nueva presidencia" ya que si debiera renunciar antes del fin de su mandato, en 2009, sería "una irresponsabilidad" debido a las numerosas negociaciones que actualmente están en marcha, "todas ellas de fundamental importancia para la FIA".

Entre las negociaciones, Mosley destaca "el acuerdo por 100 años entre la FIA y los Titulares de los Derechos Comerciales de la Fórmula Uno" y otro acuerdo comercial a largo plazo para el Mundial de rallys.

Mosley acusa "a los que deliberadamente se han propuesto desestabilizar a la FIA en un momento tan crucial de sus historia" y recuerda que "la presidencia es un puesto muy delicado que requiere dedicación y a tiempo completo".

Y, aunque admite que a sus 68 años "quisiera trabajar menos duro" insiste en que "es esencial que haya una transición gradual" y para ello es necesario esperar hasta el 2009, cuando se celebren nuevas elecciones a la presidencia.

Mosley hará en el Gran Premio de Mónaco, que se disputará el próximo fin de semana, su primera aparición como presidente de la FIA desde que a finales del pasado marzo "News Of The World" difundiera extractos de un vídeo sobre la supuesta orgía de temática sado-nazi

Más noticias de Política y Sociedad