Público
Público

Muere de un disparo de un guardia civil tras enfrentarse a los agentes para impedir su detención

EFE

Los disparos efectuados anoche por un guardia civil acabaron con la vida de un vecino de Soto de Luiña (Cudillero) que agredió con una pala de dientes metálica a los agentes que iban a detenerle tras protagonizar unos disturbios, informa la Delegación del Gobierno en Asturias.

Una patrulla de la Guardia Civil localizó a este hombre, S.G.C., vecino de Cepedo y de 66 años, tras una denuncia de unos jóvenes que señalaban que les había insultado.

Al ser requerido por los agentes para facilitar su identificación y la documentación del vehículo, el hombre la arrojó al suelo y comenzó a insultar a la patrulla y a continuación abandonó el lugar en su vehículo.

Cuando la patrulla se presentó en su domicilio, entró en la casa saliendo de forma inesperada con una pala de dientes metálica, de las utilizadas en las labores del campo, amenazando con ella a los agentes, en una actitud agresiva.

Los guardias civiles intentaron calmarle y convencerle para que desistiera de su actitud, pero lejos de calmarse se enfureció más y golpeó con la herramienta el pecho de uno de los agentes, que hizo uso de su arma reglamentaria realizando varios disparos, que le produjeron heridas que posteriormente determinaron su muerte.

El herido fue asistido por los servicios sanitarios en el lugar de los hechos sin que pudieran hacer nada para salvar su vida.

Al fallecido le constaban antecedentes por haber estado implicado en ocasiones anteriores en delitos de resistencia y conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, siendo denunciado recientemente por alteración de la seguridad colectiva y desórdenes públicos, y desobediencia a los mandatos de los agentes de la autoridad.

En el lugar de los hechos se personaron el médico forense y la Unidad Orgánica de Policía Judicial que se hizo cargo de la instrucción de las diligencias.

Más noticias de Política y Sociedad