Público
Público

Dos muertos y diez heridos al estallar un coche bomba en el sureste de Irán

EFE

Al menos dos policías iraníes murieron hoy y otras diez personas resultaron heridas por la explosión de un coche bomba registrada en el sureste del país y cuya autoría reivindicó un grupo suní que opera en esa zona, informaron fuentes oficiales.

La explosión del coche bomba se registró en la ciudad de Saravan, en la provincia de Sistan-Beluchistán. Entre los diez heridos hay siete agentes policiales, según informó a la agencia estatal IRNA el coronel Salah Asgarpur, destinado en esta provincia.

El militar iraní explicó que la policía estaba siguiendo la pista de un coche sospechoso tras recibir información de la entrada de un grupo terrorista a esa región.

"Los agentes escoltaron al coche hasta un cuartel militar para investigar, pero mientras estaban revisando el coche, cargado con una bomba, éste explotó", dijo Asgarpur.

La misma agencia dio cuenta de que un grupo armado suní liderado por Abdulmalik Rigui anunció ser el autor de este atentado. En Irán, un país de mayoría chií, los suníes representan cerca del diez por ciento de la población.

El grupo de Rigui, llamado "Yundolah" (El Ejército de Dios), lucha contra el Gobierno de Teherán en las zonas más desfavorecidas del sureste del país. Financia su lucha con el contrabando de estupefacientes, según las autoridades iraníes.

En junio pasado, el mismo grupo secuestró a dieciséis soldados iraníes para cambiarlos por algunos de sus milicianos que estaban encarcelados, pero a comienzos de diciembre el Gobierno informó de que los rehenes habían sido asesinados por sus captores.

Según Teherán, el grupo liderado por Rigui tiene sus bases en Pakistán.

El vice comandante de las Fuerzas del Orden de Irán, general Ahmad Reza Radan, afirmó el pasado 22 de diciembre que la policía ha abatido últimamente a unos veinte miembros de ese grupo armado.

Radan, en declaraciones citadas entonces por la agencia Mehr, agregó que en estas operaciones, realizadas en los últimos tres meses en el sureste de Irán, murió, entre otros, el hermano de la cabecilla del grupo armado.

"Confiamos en que dentro poco daremos al pueblo (iraní) la noticia de la muerte de (Abdulmalik) Rigui", dijo Radan.

Describió a Rigui como "una persona analfabeta que ha sido echada de Irán y actualmente es sirviente de América (EEUU) y no tiene ninguna lugar entre la gente de su región".

Las autoridades de Irán están estudiando la posibilidad de cerrar la frontera con Pakistán para impedir la entrada de militantes de ese grupo y han lamentado al respecto la falta de cooperación del Gobierno pakistaní.