Público
Público

En mujeres en terapia hormonal, la flacidez sería una mala señal

Reuters

Por Julie Steenhuysen

Las mujeres cuyos pechos se vuelvenflácidos tras comenzar una terapia de reemplazo hormonal (TRH)tenían casi el doble de riesgo de desarrollar cáncer de mamaque aquellas cuyas mamas no se debilitaron por esos fármacos,informaron investigadores estadounidenses.

El equipo indicó que la flacidez mamaria sería una forma deidentificar a las mujeres que corren más riesgo de padecercáncer de pecho mientras reciben TRH para tratar lamenopausia.

"Informamos que un incremento de la debilidad mamaria,fácilmente detectable por los médicos o pacientes, identifica auna población que corre particular riesgo de desarrollar cáncerde pecho", señaló el equipo de la doctora Carolyn Crandall, dela University of California en Los Angeles, en Archives ofInternal Medicine.

El equipo analizó datos de más de 16.000 mujeres queconsumieron estrógeno más progestina como parte del ampliamentepublicitado estudio denominado Women's Health Initiative o WHI,que fue detenido antes de tiempo en el 2002 cuando los expertoshallaron que las mujeres menopáusicas saludables que consumíanla medicación eran más propensas a desarrollar cáncer de mama.

La mayoría de las mujeres en el estudio WHI consumióPremarin o Prempro, de Wyeth.

Los médicos actualmente recomiendan la terapia de reemplazohormonal para las mujeres que padecen síntomas menopáusicosseveros, aunque advierten que deberían usar la menor dosisposible durante el período de tiempo más breve.

Crandall y sus colegas analizaron los datos para ver si laflacidez mamaria jugaba un papel importante en el riesgo decáncer de pecho. En el estudio, 8.506 pacientes tomaronestrógeno más progestina y 8.102 recibieron píldoras placebo.

Las mujeres se sometieron a mamografías y exámenes mamariosal inicio del ensayo y cada año luego de eso. Tambiéninformaron si tenían flacidez mamaria al comienzo del estudio yun año después.

A partir de su análisis, los investigadores hallaron quelas participantes que tomaban tratamientos hormonales tenían eltriple de riesgo de desarrollar flacidez mamaria.

Y aquellas que tenían debilitamiento en los senos despuésde tomar las píldoras hormonales eran un 48 por ciento máspropensas a tener cáncer de mama que las demás mujeres queconsumían TRH.

El equipo indicó que la relación entre la flacidez mamariay el riesgo de cáncer de pecho no estaba claro.

Podría ser que la terapia hormonal haga que las células deltejido mamario se multipliquen más rápido, aunque el equipo nopudo decir eso a partir del estudio, manifestó Crandall.

"Necesitamos descubrir qué vuelve a ciertas mujeres mássusceptibles a desarrollar flacidez mamaria durante la terapiahormonal", señaló la autora en un comunicado.

Los expertos dijeron que la flacidez en los senos duranteuna terapia hormonal combinada "sería un indicador de mayorriesgo de cáncer de pecho" y las mujeres que presentan esteindicio después de tomar los medicamentos deberían consultar asus médicos para evaluar la continuidad del tratamiento.

Wyeth señaló en un comunicado que si bien los resultadosson interesantes y requieren más investigación, la flacidezmamaria no es un factor de riesgo establecido del cáncer demama.

El laboratorio argumentó que el debilitamiento del tejidomamario puede ocurrir en hasta el 25 por ciento de las mujeresdespués de comenzar la terapia hormonal combinada y que sueleser un problema transitorio.

Más de 400.000 mujeres mueren cada año en todo el mundodebido al cáncer de pecho. Alrededor del 75 por ciento de lostumores mamarios son receptores positivos de estrógeno, lo queimplica que se alimentan de esa hormona.

Más noticias de Política y Sociedad