Público
Público

El mundo condena la operación militar colombiana en Ecuador y llama al diálogo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La crisis diplomática que afronta Colombia con Ecuador y Venezuela generó hoy toda clase de reacciones en la comunidad internacional, que van desde el rechazo a una aparente violación de la soberanía ecuatoriana a un llamado a las partes para que manejen la situación con calma y prudencia.

La crisis se desató por una operación militar colombiana que concluyó con la muerte en territorio ecuatoriano del líder guerrillero "Raúl Reyes", vocero y "número dos" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Tras la operación, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, cerró su embajada en Bogotá, mientras que el mandatario de Ecuador, Rafael Correa, retiró a su embajador en Colombia, Francisco Suéscum, y expulsó al embajador colombiano en Quito, Carlos Holguín.

Además, ambos mandatarios reforzaron militarmente la frontera de sus países con Colombia.

Para resolver la crisis, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, convocó para este martes un Consejo Extraordinario del organismo.

Junto a los llamados a la calma, casi todos los Gobiernos en la región se solidarizaron con el Gobierno ecuatoriano y condenaron los hechos.

El presidente de Perú, Alan García, calificó de "inaceptable" la invasión del territorio ecuatoriano, pero mostró su preocupación por las denuncias del Ejecutivo colombiano sobre los supuestos vínculos entre las FARC y el Gobierno de Ecuador.

De igual manera, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, señaló: "no podemos estar de acuerdo en que no se respeten las fronteras y lamentamos que Ecuador se haya sentido agredido".

También, el jefe de Estado de Paraguay, Nicanor Duarte, condenó la "agresión a la soberanía" y abogó porque "este conflicto se pueda resolver sin poner en riesgo la paz y la estabilidad en la región".

En Argentina, fuentes de la cancillería dijeron estar "muy consternadas" por la "evidente violación de la soberanía territorial" de Ecuador durante la incursión militar colombiana.

El ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Taiana, ha mantenido conversaciones con sus pares de Brasil, Chile, Ecuador, Colombia, Paraguay y Venezuela para "intercambiar información, realizar consultas y trabajar para coordinar una posición común".

Una de las reacciones más fuertes fue la del diputado brasileño Florisvaldo Fier, vicepresidente del Parlamento del Mercosur, quien afirmó que Colombia "no es un vecino confiable".

"La postura del Gobierno colombiano compromete la integración regional", sobre todo cuando el ataque a las FARC en suelo ecuatoriano ocurrió cuando está planteada para fin de mes una cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), precisamente en Colombia, dijo.

El ex presidente cubano Fidel Castro afirmó que se "escuchan con fuerza" en Suramérica "las trompetas de la guerra, como consecuencia de los planes genocidas del imperio yanqui".

Para dar una solución a la crisis diplomática, varios gobernantes latinoamericanos ofrecieron su mediación.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó su preocupación por el aumento de la tensión entre Colombia y sus países vecinos y pidió a todos que solucionen sus problemas mediante el diálogo.

El presidente de México, Felipe Calderón, dijo que apoyará "cualquier acción" que le sea requerida por parte de Colombia y Ecuador "que favorezca el diálogo" entre esas naciones para que la relación bilateral "recupere su normalidad lo antes posible".

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, conversó con varios presidentes de Suramérica para intentar buscar una solución a la crisis, aseguró su asesor internacional, Marco Aurelio García.

El Gobierno de EE.UU. hizo un llamado a la calma y pidió que Ecuador y Colombia resuelvan sus tensiones a través de la OEA.

"Urgimos la calma de Ecuador y Colombia para resolver este incidente diplomático. Creemos que la OEA es un vehículo apropiado para que esos países encuentren una solución", dijo Bárbara Rocha, portavoz del Departamento de Estado.

El portavoz del Consejo Nacional de Seguridad de EE.UU., Gordon Johndroe, calificó de "extraña" la reacción del Gobierno de Venezuela "a los esfuerzos de Colombia contra las FARC".

Las FARC, recordó Johndroe, son "un organización terrorista que sigue reteniendo rehenes colombianos, estadounidenses y de otros países".

En Francia, la muerte del número dos de las FARC "no es una buena noticia", a juicio del ministro de Exteriores, Bernard Kouchner, quien pidió "redoblar los esfuerzos" por la liberación de los rehenes de la guerrilla, en primer lugar la colombo-francesa Íngrid Betancourt.

"No es una buena noticia" que "Reyes", "el hombre con el que hablábamos y teníamos contactos, "haya sido matado", afirmó Kouchner.

Miguel Ángel Moratinos, ministro español de Asuntos Exteriores, pidió a los Gobiernos de Colombia y Ecuador que "resuelvan las diferencias y tensiones a través del diálogo, la colaboración y la cooperación".

El ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Massimo D'Alema, expresó su "perplejidad y preocupación" por la incursión armada colombiana contra las FARC en territorio ecuatoriano.