Público
Público

El mundo del teatro rindió homenaje a Fernando Fernán Gómez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Teatro Albéniz acogido esta noche un homenaje al actor, escritor y académico Fernando Fernán Gómez, con una lectura dramatizada de su obra "El viaje a ninguna parte", en el Día Mundial del Teatro.

Dirigido por Emma Cohen, este ha sido uno de los espectáculos centrales de la segunda edición de La Noche de los Teatros, que ha ofertado más de un centenar de propuestas escénicas en unos setenta espacios diferentes, con la participación de más de doscientos artistas, desde las 17:00 horas hasta la 01:00 de la madrugada.

Vicky Peña, Eloy Arenas, Gabino Diego, Beatriz Rico, Manuel Gallardo, Juan Diego, Enrique Menéndez, Alicia Hermida, Tina Sainz, Fran Perea y Carlos Ballesteros han sido algunos de los actores que han interpretado "El viaje a ninguna parte".

Para la celebración del Día Mundial del Teatro, "nada mejor que el relato y el retrato de un grupo de cómicos y de un oficio como el suyo", ha subrayado Emma Cohen, quien ha agradecido la entrega, humor y amor por su trabajo a todas las personas que han colaborado con la lectura dramatizada para "hacer posible que hoy veamos a través de los ojos de la comedia".

A la entrada, la Plataforma de Ayuda al Teatro Albéniz ha repartido pegatinas y hojas para criticar la "farsa" y la "pantomima" de La Noche de los Teatros, en la que "se aparenta que se protege el teatro, cuando espacios como el Albéniz están a punto de desaparecer".

El dramaturgo Albert Boadella ha sido otro de los protagonistas de la jornada con una conferencia que se ha planteado como una conversación con el escritor, periodista y crítico Javier Villán, en la sede de la Consejería de Cultura y Turismo.

Los actores son "gente de malvivir, que va a contracorriente, una especie de gueto, unos inadaptados, malos estudiantes, lo peor de cada casa", ha dicho Boadella.

También ha ofrecido un decálogo del artista que propone "reconocer a Dios como único creador, ser un inadaptado, rechazar la fantasía, acabar con el monopolio de los poetas, no telefonear al que está en el baño, fomentar los enemigos, practicar sistemáticamente el mal gusto, defenderse de la modernidad, traicionar periódicamente la patria y no trabajar nunca".

Danza, música, teatro y artes plásticas han convivido durante unas horas en el edificio situado en el número 31 de la calle de Alcalá, donde el público ha podido ocupar y compartir los espacios de representación.

Una estudiante de la Real Escuela de Arte Dramático (RESAD), Teresa García, de 21 años, ha mostrado su deseo de que la gente no vaya al teatro solamente un día, sino que se potencie que haya un buen teatro y que la gente pueda ir a verlo todos los días del año.

La jornada ha deparado actividades para todos los públicos, desde los más pequeños, como Mario López, de 5 años, que ha dicho que "nunca" ha ido al teatro, aunque su abuela ha apuntado que ha visto el musical "Hoy no me puedo levantar", hasta los más mayores, como Soledad Muñoz, de 70 años, que ha acudido al Teatro Maravillas a ver "Misterioso asesinato en Manhattan".