Público
Público

Murray entusiasma en casa ante Del Potro y Verdasco no puede con Federer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ante un público entregado a su esperanza nacional, el británico Andy Murray debutó hoy en el "O2" con una victoria en tres sets ante un inconsistente Juan Martín Del Potro en la liguilla de la Copa Masters, en la que el suizo Roger Federer, de menos a más, remontó con mucho esfuerzo una primera manga en contra para imponerse al español Fernando Verdasco.

En la categoría individual del grupo A, Murray, cuarto del mundo, desplegaba una forma excelente en su primer compromiso de la fase de todos contra todos del torneo de Maestros.

Arropado, siempre, por unas gradas entregadas de forma incondicional a sus jugadores patrios, el escocés calificaba de "gran comienzo" su primer compromiso en el que se impuso al suramericano en 2 horas y 10 minutos por 6-3, 3-6 y 6-2.

Murray, que lleva 6 torneos ganados en la temporada 2009, mostró cautela ante el primer escollo sorteado: "Obviamente, ayuda mucho (la victoria) pero básicamente hay que ganar dos partidos para tener ocasiones y aún así, podría ganar los dos y no clasificarme".

Al jugador de Tandil, por su parte, le costó meterse en el partido. Un Murray en plenas facultades le rompió ya en el segundo juego para quebrar, de nuevo, el saque del suramericano en el cuarto.

El local, arengado por los "come on Murray" que llegaban a cada minuto de las gradas del "02", llegó a disponer de una ventaja de 5 juegos a 0. Y ahí fue donde Del Potro comenzó a despertar.

El ganador del Abierto de Estados Unidos, que admitía que le resultará "difícil" volver a sentirse como lo hizo en Nueva York, se lanzó a la remontada. Y se apuntó la segunda manga (6-3), donde mostró su cara ganadora. Aquí recompuso su juego para tutear al número cuatro pero sucumbió, finalmente, en el tercero, donde el argentino regaló dos puntos de partido a su rival -de los que salvó uno- y se complicó la existencia encadenando dobles faltas sucesivas para perder el duelo.

A la hora de hacer un análisis de este estreno en la Copa Masters, Del Potro, con semblante alicaído y poco hablador, comentaba que lo encontró "un poco raro, un poco cambiante" aunque nada que le sorprendiera ante un Murray que ya conoce bien.

El suramericano reconoció que volver a sentirse como lo hizo en Nueva York, cuando dio la sorpresa al anotarse el Abierto de Estados Unidos ante el helvético Roger Federer, iba a ser complicado pero quiso ser positivo: "hoy, por momentos, jugué bien y me quedo con eso y saco las cosas que tengo que mejorar para el próximo partido".

En el otro gran partido de individuales de la jornada, que duró 1 hora y 59 minutos, Verdasco, un hombre que hace un par de días aseguraba que simplemente con estar aquí cumplía "un sueño de niño", no pudo haber arrancado más fuerte.

El madrileño, séptimo del mundo, lanzó un temprano aviso al suizo, al que inquietó desde la primera bola del encuentro en la Central con un tenis de grandísimo nivel.

Sacó Federer, pero era el español el que convertía los puntos. Primero 0-15 para llegar poco después al 0-40 ante un Federer cada vez más incómodo, que claudicó en este primer juego.

El hombre de la "Armada" se apuntó la primera manga e hizo sufrir de lo lindo al helvético.

Fue un choque en el que cambiaron las tornas y se invirtieron roles de forma más que notable.

Federer, que firmó un total de 30 puntos ganadores frente a los 18 de Verdasco a lo largo del partido, igualó el marcador en el segundo set, donde ya se empezó ver al Roger de siempre.

Y mientras el suizo se crecía, Verdasco perdía la confianza del arranque y su juego aflojaba visiblemente en el acto definitivo, que se apuntó el ganador de Roland Garros y de Wimbledon con 6-1.

Más noticias en Política y Sociedad