Público
Público

Donde nacen los placeres

Divinum Vitae ofrece escapadas otoñales para disfrutar de la cultura del vino en Castilla-La Mancha.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El otoño es una temporada ideal para casi todo pero aún más si hablamos de turismo enológico. Castilla-La Mancha, en extensión el viñedo más grande del mundo, se presenta como un destino donde el vino y el turismo se dan la mano para mostrar una región cercana pero a la vez desconocida, que espera ser descubierta por los amantes del vino y la gastronomía.

Pasear por los extensos viñedos que pueblan la región es siempre un placer para la vista, dado que el cambio que experimentan con cada estación nos trae un paisaje diferente en Castilla-La Mancha. De los brotes verdes primaverales y las primeras uvas, a los rojizos racimos y hojas del otoño y la vendimia; o las vides rugosas y peladas del invierno sobre la tierra rojiza, nevadas o escarchadas en esta peculiar tierra.

Turismo Enológico en Castilla-La Mancha es sinónimo también de calidad. El Club de Calidad de Turismo Enológico Divinum Vitae es la asociación que agrupa a las mejores bodegas de la región para ofrecer al viajero no sólo degustar un buen vino, sino conocer más sobre su cultura. Esta tipología turística nos da también la posibilidad de disfrutar de un entorno natural y de actividades creadas alrededor de la cultura del vino.

No sólo hay bodegas centenarias, existen otras de arquitectura vanguardista e innovadora, y todas ellas ofrecen la posibilidad de conocer el proceso de elaboración y degustar sus vinos, visitar los museos enológicos, participar de catas, probar la gastronomía típica de la zona o participar de las actividades específicas para niños. Estas bodegas disponen de todo lo necesario para viajar en familia, alojarse, realizar reuniones, organizar eventos o disfrutar entre amigos de las actividades que cada una de ellas te ofrecen.

El cultivo del vino en Castilla-La Mancha se remonta a la época romana, de la que quedan vestigios en diferentes museos municipales (como el Museo de Cuenca) donde se muestran ánforas y diferentes utensilios para vendimiar. La cultura del vino, es también parte de la cultura de la región, de sus fiestas populares y tradiciones, que quedan patentes en el Museo del Vino de Valdepeñas, así como en sus fiestas del vino, también en Valdepeñas.

Allí podemos comprobar con los últimos avances tecnológicos como beneficiarnos de los taninos y polifenoles que hoy en día se usan como cosméticos y tratamientos corporales. Unido a ello están los spas, con tratamientos de vinoterapia también distribuidos a lo largo de la geografía castellanomanchega. Todas estas experiencias son propuestas de Divinum Vitae en bodegas de las cinco provincias.

La diversidad de los vinos, bodegas y fincas que pueblan la región es tanta como la oferta turística para conocerlas. El lujo, relax y tratamientos de vinoterapia; turismo activo, paseos a caballo o en segway y turismo gastronómico. Todo esto se puede disfrutar en cualquiera de las diez rutas que este club propone: En torno a la Ciudad de las Tres Cultura, De la Vega del Tajo a los Montes de Toledo, El Campo de Calatrava a través de sus Bodegas, Descubre entre vinos la llanura más inquieta, Bodegas por las Lagunas de Ruidera, Bodegas por Tierra de Llanos, Viaje a las bodegas del Sur de Cuenca, Entre vinos y molinos o El arte del vino desde sus raíces

Hay opciones para todos los gustos en la tierra donde nacen los placeres...



www.turismocastillalamancha.comwww.enoturismocastillalamancha.com

Más noticias en Política y Sociedad