Público
Público

"Nadie del Gobierno me ha dado explicaciones"

El padre de Mari Luz pide cuentas al ministro de Justicia y a Zapatero Reclamará una indemnización al Estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Habla con la pena contenida. Pero no se deja vencer. Ni aun sabiendo que su niña está ya lejos. Y actúa. Actúa con la misma perseverancia con que Tommy Lee Jones busca al asesino de su hijo, en El Valle de Elah. Sensato, tranquilo y con los pies en el suelo, Juan José Cortés no deja que el dolor corroa su cordura. El padre de Mari Luz se quedó de piedra cuando supo que el supuesto asesino de su hija estaba en la calle por una cadena de errores judiciales. 'Desde abajo hasta arriba, el ministro de Justicia o incluso el propio presidente del Gobierno deberían darme explicaciones, nadie se ha puesto en contacto conmigo, nadie me ha informado sobre los errores judiciales y deberían asumirlos', afirma Juan José en una entrevista con Público.

'Quiero que el culpable directo del asesinato de mi hija se pudra en la cárcel, pero también exijo que se depuren responsabilidades judiciales y políticas, desde el juez que no ejecutó la sentencia que [Santiago del Valle] tenía por abusar de su propia hija hasta quien lo puso en el cargo', asevera.

Y pone un ejemplo: 'Es como si soy entrenador de un equipo de fútbol y elijo a un portero que nunca para goles, quien asume el error soy yo, me tengo que ir', explica quien fuera entrenador de los juveniles del Recre. No duda, por ello, en pedir cuentas al Estado: 'Sin duda, voy a reclamar una indemnización'.

Antecedentes

El Estado ya tuvo que pagar 600.000 euros a cada familia de las niñas de Alcàsser como responsable de haber concedido el permiso penitenciario del que disfrutaba Anglés cuando violó y asesinó a las tres chicas, en 1992. Doce años más tarde, volvió a hacer frente a otra indemnización -236.000 euros- por la violación y asesinato de una joven leridana por no comprobar los antecedentes del criminal cuando entró en España, un ecuatoriano que violó y mató a ocho mujeres en su país.

Aparte del escándalo judicial, en el caso de Mari Luz, la familia lamenta las escasas explicaciones que ha recibido de las autoridades en los 54 días que estuvo desaparecida la pequeña. Fueron casi dos meses en los que los Cortés no se conformaron con la investigación oficial en solitario. Juan José se embarcó por su cuenta y riesgo en un avión rumbo a Nápoles tras una pista que terminó en fracaso. Llegó a contratar, incluso, investigadores privados. Y cuando el cadáver fue hallado, pidió que se le realizara una segunda autopsia.

¿Con todas estas actuaciones, se puede decir que la familia desconfió de la investigación policial? Juan José no responde ni que sí ni que no: 'Son cosas complementarias'.

En el punto de mira

Conformes o no, de quienes siempre sospecharon los Cortés fue de Santiago del Valle, encarcelado, junto a su hermana, la madrugada del viernes. Según pudo saber este periódico, ambos se contradijeron en la declaración ante la juez. Él sostiene que la muerte fue accidental y llevó el cuerpo en un carrito hasta una alcantarilla. Ella dice que dormía cuando su hermano le pidió ayuda para trasladar el cadáver en su coche a un polígono.

El abuelo de Mari Luz incluso viajó a Asturias, donde el presunto asesino también había hecho de las suyas. 'Sabíamos que tenía antecedentes porque en el barrio se sabe todo', aclara Juan José. Días después de la desaparición, Del Valle fue interrogado en Granada, pero quedó libre por falta de pruebas. ¿Fue también un error? Juan José dice que aún es pronto para valorar: 'Es muy precipitado, el caso está bajo secreto de sumario'.

Los investigadores privados también manejaban el nombre de Del Valle como principal sospechoso. Pero nunca llegaron a investigarlo: la niña fue hallada muerta en la ría un día después de ser contratados. '¿Si usted tiene hijos, qué haría para protegerlos?'. Es la pregunta que Juan José le haría al juez Tirado si lo tuviera delante. Y como no lo tiene, se responde él mismo: 'La cadena perpetua es una buena medida de prevención'.