Público
Público

Napolitano concluye hoy las consultas, aunque aún no se sabe cuándo decidirá

EFE

El presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, continua hoy las consultas para resolver la crisis de Gobierno, aunque aún no se sabe si dará a conocer su decisión hoy o mañana.

Napolitano tiene previsto reunirse hoy por la mañana con el líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, y con el del Partido Democrático, Walter Veltroni.

Con ellos habrá cerrado la ronda de consultas con los representantes de todos los partidos con representación parlamentaria.

Por la tarde, se entrevistará con tres antecesores suyos al frente de la Jefatura del Estado, Francesco Cossiga, Oscar Luigi Scàlfaro y Carlo Azeglio Ciampi.

A partir de entonces, Napolitano tendrá que elegir entre las distintas posibilidades que se le plantean, principalmente dos: convocar elecciones o encargar la creación de un nuevo Gobierno.

Sobre esa segunda opción, Napolitano puede escoger entre varias versiones, aunque todos los observadores coinciden en que la principal es un Gobierno de carácter técnico que redacte una nueva ley electoral.

A la actual ley se le atribuye la gran inestabilidad que ha sufrido el Ejecutivo de Romano Prodi y que podría reproducirse en el siguiente Gobierno que salga de las urnas.

A favor de la posibilidad de un Gobierno técnico se muestra todo el centro, con los democristianos incluidos, y toda la izquierda, mientras que la derecha y la extrema derecha son partidarias de la convocatoria de elecciones, convencidas de su triunfo.

También el mundo económico, representado por la patronal, está a favor de la reforma del sistema electoral.

La patronal, incluso, propone la creación de un Gobierno de transición que tenga otros encargos en cartera, como un pacto social, que reduzca los impuestos a las empresas, mejore la productividad y permita aumentar los salarios de los trabajadores.

Esa petición la hizo ayer el presidente de Confindustria, Luca Cordero de Montezemolo, después de que el Banco de Italia diera a conocer que las familias con un sólo trabajador no han visto crecer sus ingresos desde el año 2000.

A la opción de un Gobierno de transición encargado de varias reformas se han unido también varios partidos políticos, entre ellos el Partido Democrático de Veltroni, si bien no parece que Napolitano tenga muchas posibilidades para pedir su formación.

Aunque Napolitano ha escuchado a la mayoría de partidos y actores sociales a favor de un Gobierno de carácter técnico, tiene que hacer frente a las presiones de Berlusconi, quien ha asegurado que llevará un millón de personas a manifestarse en Roma si no se convocan las elecciones.

Además, Napolitano, un antiguo comunista, tendría que afrontar la eventual acusación de ser juez y parte si no atiende a las exigencias de la derecha.

Más noticias de Política y Sociedad