Público
Público

Narbona se muestra dispuesta a estudiar un posible trasvase del Segre al Llobregat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra de Medio Ambiente en funciones, Cristina Narbona, ha asegurado hoy no haber recibido ninguna petición formal por parte de la Generalitat para trasvasar agua del río Segre al Llobregat, aunque se ha mostrado dispuesta a estudiar esta opción al igual que otras medidas para afrontar la actual sequía.

"Hay trasvases y trasvases, pero son sin duda la última opción", ha subrayado Narbona tras ser preguntada, en un acto en Barcelona, sobre la intención del Gobierno catalán, si persiste la sequía, de llevar a cabo "una captación puntual de agua de la cuenca del Segre hacia el Llobregat", en palabras del conseller de Medio Ambiente, Francesc Baltasar.

La ministra, acompañada por el conseller, ha afirmado que el Gobierno socialista "no tiene en absoluto una posición fundamentalista" respecto a los trasvases, "como algunos quieren poner de manifiesto", si bien ha remarcado que la ejecución de estas obras se contempla siempre como último recurso.

La titular de Medio Ambiente ha recordado, en este sentido, que el Ejecutivo ya está llevando a cabo algunos trasvases, como el que conecta los ríos Júcar y Vinalopó, en la Comunidad Valenciana, o el que llevará agua de la cabecera del Tajo a la cuenca del Segura.

En cualquier caso la ministra ha revelado que la Generalitat aún no ha planteado formalmente al Gobierno la posibilidad de ejecutar el trasvase del Segre (Lleida) al Llobregat (Barcelona), una decisión que correspondería en última instancia al Ejecutivo, ya que requeriría de la aprobación de una norma con rango de ley.

"Lo está estudiando la Generalitat y lo estudiaremos dentro de todas las distintas opciones que cabe imaginar en los próximos meses", ha explicado Narbona, quien, no obstante, ha insistido en que, de momento, "no se está estudiando esa posibilidad".

Narbona ha destacado que esta obra nada tendría que ver con el trasvase del Ebro que propuso el PP y que fue derogado en 2004 por el actual Ejecutivo al ser "inviable económica, social y ambientalmente".

"Incluso fue derogado del programa electoral del PP. Por algo será", ha señalado Narbona, que ha recordado que el proyecto popular "no recibió ni un euro" de la Comisión Europea.

Por el momento, según la ministra, la única solicitud formal que ha expresado la Generalitat al Ministerio de Medio Ambiente es la aportación de agua desde la planta desalinizadora de Carboneras, en Almería, al puerto de la capital catalana, para garantizar el abastecimiento de agua potable en el área metropolitana de Barcelona.

Narbona ha indicado, en este sentido, que ya están en marcha las obras de adecuación del puerto de Carboneras, unas actuaciones que costarán doce millones de euros y que permitirán atender la solicitud de la Generalitat y de otras zonas del Levante y el Mediterráneo español en caso de necesidad.

La ministra, por otro lado, ha querido reconocer públicamente el "esfuerzo" de ahorro y eficiencia que han llevado a cabo las diferentes instituciones catalanas para hacer frente "a la sequía más grave registrada en el conjunto de España".