Público
Público

Naruhito, fascinado por el agua de las fuentes de la Alhambra

EFE

El príncipe Naruhito, heredero al Trono nipón, confesó hoy que comprendió la importancia que tiene el agua para el ser humano al oír su sonido en las fuentes de la Alhambra de Granada, cuando todavía era un adolescente.

Naruhito ofreció hoy en su Palacio de Tokio una de las escasas ruedas de prensa que concede al año con motivo del viaje que hará la próxima semana a España, cuyo objetivo principal será visitar la Exposición Internacional de Zaragoza, dedicada al agua y al desarrollo sostenido.

Será la cuarta visita a España para el heredero nipón, en el que de nuevo no estará acompañada por su esposa, Masako, quien "lamenta" mucho no viajar pero a quien los médicos se lo han desaconsejado porque "está bajo tratamiento", según explicó su esposo.

Masako sufre de depresión desde hace unos años y tampoco acompañó al príncipe heredero japonés en su reciente viaje a Brasil.

"Poco a poco (Masako) está haciendo lo que puede hacer y gradualmente volverá a ocuparse de sus actividades oficiales", señaló Naruhito, que ha sido invitado por la Familia Real española, con quien la Casa Imperial japonesa mantiene una antigua relación.

El príncipe japonés, de 48 años, viajó por primera vez a España "cuando estaba en segundo curso del instituto, hace más de treinta años", invitado por la familia real belga a una casa que tenían cerca de Granada.

"Me lo pasé muy bien esos días. Me acuerdo del sonido del agua que pasaba por los jardines de la Alhambra y en el Patio de los Leones, fue la primera vez que me di cuenta de que el agua era importante", dijo.

Después viajó en otras tres ocasiones a España, en 1985 cuando estudiaba en Inglaterra, en 1992 para la Expo de Sevilla y las Olimpiadas de Barcelona y en 2004, cuando acudió a la boda de los príncipes de Asturias, según recordó Naruhito.

El heredero nipón demostró conocimiento de la realidad española en una rueda de prensa en la que habló de monumentos como la Mezquita de Córdoba o el Acueducto de Segovia y hasta de la paella, y en la que se mostró impresionado por la mezcla de culturas que hay en España, a diferencia de lo que ocurre en Japón.

"Cada vez que voy a España me impresiona su riqueza, historia y cultura. Es un país que tiene gente cálida y alegre, y me sorprende su desarrollo social y económico. Su cultura es abundante, celta, romana, islamismo y cristianismo", dijo Naruhito.

El príncipe nipón viajará a España del 16 al 23 de abril, una gira en la que visitará Madrid, Toledo y Zaragoza, donde el día 21 dará una conferencia con motivo del Día de Japón en la Expo 2008 y visitará el pabellón nipón, cuyo lema es "Armonía con el agua-Sabiduría y técnica".

Naruhito, que es presidente honorario del Comité del Agua de la ONU, dijo que "el agua es un elemento imprescindible para la humanidad".

Más noticias de Política y Sociedad