Público
Público

La NASA regresará a la Luna

La agencia espacial estadounidense pondrá dos satélites en órbita el próximo 17 de junio, un mes antes de cumplirse los 40 años del día en que Neil Armstrong se conviritió en el primer hombre en pisar suelo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La NASA ha anunciado el lanzamiento de dos satélites que recogerán información sobre la Luna, en el primer paso para el retorno de sus astronautas al satélite natural de la Tierra.

Según informó la agencia espacial estadounidense en un comunicado, los dos satélites serán puestos en órbita el próximo 17 de junio, un mes antes de cumplirse 40 años del día en que Neil Armstrong se convirtiera en el primer hombre que pisó la Luna.

El Satélite Sensor y de Observación de Cráteres Lunares (LCROSS, por sus siglas en inglés) y el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) viajarán al espacio a bordo de un cohete Atlas V desde la Estación de la Fuerza Aérea de EEUU, en Cabo Cañaveral, indica el comunicado.

LRO ayudará a identificar lugares seguros de descenso, localizará recursos potenciales, analizará el ambiente de radiación en la Luna y pondrá a prueba nuevas tecnologías, dijo la NASA.

Por su parte, LCROSS tratará de confirmar la hasta ahora sospechada presencia de agua en los polos lunares y utilizará la segunda etapa del cohete para un experimento de impacto sobre la superficie del satélite natural.

'Estas dos misiones proporcionarán valiosa información sobre la Luna, nuestro vecino más cercano', indicó Doug Cooke, administrador del Directorio de Misiones de Exploración de la NASA.

Añadió que las imágenes que transmitirán los satélites de las zonas de interés tendrán una resolución de hasta un metro y sus instrumentos proporcionarán información sobre los usos potenciales que podrían darse a la Luna.

Según el comunicado de la NASA, los instrumentos de LRO ayudarán a realizar un mapa tridimensional y de alta resolución de la superficie lunar, además de un examen del espectro ultravioleta del satélite natural.

Además, ayudarán a explicar la forma en que el ambiente de radiación lunar podría afectar a los seres humanos y medir el nivel de absorción con un material plástico similar a la piel humana.

Ese satélite también permitirá que los científicos exploren los cráteres más profundos, miren bajo la superficie en busca de hielo e identifiquen de manera permanente zonas tanto en el lado iluminado como en el oculto de la Luna.

'LRO es una nave enormemente avanzada. Sus instrumentos funcionarán de manera coordinada para enviarnos información sobre zonas que esperábamos con ansia recibir desde hace muchos años', indicó Craig Tolley, director del proyecto de ese satélite en el Centro de Vuelos Espaciales de la NASA en Goddard, Maryland.

Esa estela será analizada no sólo por los instrumentos del LCROSS sino también por los telescopios en Tierra y hasta por el observatorio espacial Hubble, indicó la NASA.

En el contraste con la luz solar, su examen permitirá determinar la presencia de hielo en las zonas polares y aumentará el conocimiento sobre la estructura mineral de los cráteres más remotos hasta donde la luz del Sol nunca ha llegado.

'Estamos ansiosos de hacer partícipe a una gran parte del público en la espectacular llegada de LCROSS a la Luna en busca de agua', indicó Dan Andrews, director del proyecto en el Centro Ames de Investigaciones de la NASA, en Moffett Field, California.

Añadió que es posible que ese satélite 'nos ayude a responder una de las preguntas más difíciles de la ciencia planetaria', añadió.

Más noticias en Política y Sociedad