Público
Público

Una niñez estresante sería indicio de muerte temprana

Reuters

Por Anne Harding

Haber tenido una niñezestresante le recortaría décadas de vida a una persona, revelóun estudio de los Centros para el Control y la Prevención deEnfermedades de Estados Unidos (CDC).

Entre las personas que dijeron haber padecido por los menosentre seis y ocho experiencias negativas en la niñez, quefueron desde el abuso verbal hasta convivir con un familiarenfermo mental, la edad promedio al morir era de 61 años, adiferencia de los 79 años estimados en quienes no habían tenidoesas experiencias en la infancia.

El equipo de los doctores David W. Brown y Robert Anda, delos CDC y Kaiser Permanente, siguieron a 17.337 hombres ymujeres usuarios del plan de salud entre 1995 y 1997 parainvestigar la relación entre las experiencias negativas de laniñez y la salud.

Hasta ahora, dijo Anda, se habían demostrado relacionesentre los estresores pediátricos y la enfermedad cardíaca,pulmonar y hepática, y otros problemas. "Pero la fuerza de larelación me sorprendió; cuán poderosamente están asociados conla salud", dijo.

El equipo revisó las actas de defunción del 2006 parainvestigar si esas experiencias también estaban asociadas conla mortalidad. En ese período, murieron 1.539 participantes.

Cada persona respondió si había tenido alguna de ochocategorías de esas experiencias: abuso verbal, abuso físico,abuso sexual con contacto físico, una madre golpeadora, unintegrante familiar adicto a sustancias ilícitas, una personacon enfermedad mental en el hogar, un integrante familiar enprisión o tener los padres separados o divorciados.

El 69 por ciento de los participantes menores de 65 añoshabía tenido por lo menos una experiencia infantil negativa; loque había ocurrido en el 53 por ciento de los mayores de 65.

Los que dijeron que habían sufrido seis o más experienciasnegativas eran 1,5 veces más propensos a morir durante elseguimiento que los que dijeron que no habían sufrido ninguna.Eran también 1,7 veces más propensos a morir a los 75 años oantes y casi 2,4 veces más propensos a morir a los 65 o antes.

Existen varias formas en las que una niñez traumática puedeafectar la salud, dijo Anda.

Por ejemplo, el estrés infantil afecta el desarrollocerebral, de modo que las personas que lo padecieron serían máspropensas a tener depresión y ansiedad y a luchar contra elestrés negativamente a través del alcoholismo o el tabaquismo.

Un tercio de los participantes no tenía ningún tipo detrauma infantil, agregó Anda, que aclaró que ese tipo deexperiencias negativas están generalizadas.

FUENTE: American Journal of Preventive Medicine, noviembredel 2009

Más noticias de Política y Sociedad