Público
Público

Los niños con paladar hendido rara vez sufren ronquera: estudio

Reuters

Por Genevra Pittman

Los niños con paladar hendidono fueron más propensos que el resto a tener ronquera en unestudio sobre casi 500 chicos con cirugía reparadora.

El 5,5 por ciento de los participantes se quejó porronquera, generalmente por hablar en voz alta o gritar,comparado con entre el 6 y el 34 por ciento de losparticipantes que no habían nacido con la malformación.

"Esperaba ver más niños con anormalidades de las cuerdasvocales", dijo el doctor Todd Otteson, coautor del estudio, delHospital de Niños de Pittsburgh.

Entre los especialistas, señaló Otteson, "el sentimientogeneralizado es que (...) los niños con paladar hendidocompensan exageradamente con la voz y, por lo tanto, son máspropensos a tener ronquera".

El paladar hendido se produce cuando el tejido de la bocano se une adecuadamente durante el desarrollo fetal y queda unaabertura en el paladar. La herencia influye en este defecto,igual que algunos factores ambientales, como el tabaquismo y elconsumo de alcohol materno durante el embarazo.

A veces, ocurre con otra malformación, el labio leporino.Son los dos defectos congénitos más comunes en Estados Unidos,según los Institutos Nacionales de Salud. En el país, cada añonacen unos 2.500 bebés con paladar hendido o seis por cada10.000 nacimientos. Unos 4.200, o uno de cada 1.000, nacen conlabio leporino con o sin paladar hendido.

En el caso del paladar hendido, la cirugía reparadora sehace en el primer año de vida.

Pero, luego, muchos niños siguen con problemas para oír ohablar, incluida la ronquera, y se realizan otras cirugías conel paso de los años. Los niños con paladar hendido harían másfuerza con las cuerdas vocales para pronunciar bien algunossonidos.

Otteson y el doctor Jacob Robison analizaron las historiasclínicas de 487 niños con paladar hendido reparado en elhospital entre el 2005 y el 2009. Algunos habían nacido tambiéncon labio leporino.

Head & NeckSurgery.

Los resultados, para los autores, sugieren que no habríadiferencia entre los niños con paladar hendido y el resto delos chicos en cuanto a la ronquera, un problemasubdiagnosticado en la población general.

La mayoría de los participantes con ronquera teníaninsuficiencia velofaríngea, que hace que los músculos palatinosno se cierren mientras los niños hablan.

Esos músculos se cierran para poder pronunciar ciertasconsonantes; si no, el aire sale por la nariz, en lugar dehacerlo por la boca, lo que interfiere con el lenguaje. ParaOtteson, ese trastorno sería un efecto residual de la cirugíainicial que se podría reparar.

FUENTE: Archives of Otolaryngology -- Head & Neck Surgery,online 17 de enero del 2011

Más noticias de Política y Sociedad