Público
Público

Dos niños recién nacidos mueren por gases lacrimógenos en Argel

EFE

Dos niños recién nacidos murieron hoy al inhalar los gases lacrimógenos empleados por los policías antidisturbios en los violentos enfrentamientos en la capital argelina, tras el desalojo y derribo de unas viviendas, que causaron más de 120 heridos, informaron testigos presenciales.

Los dos recién nacidos, una de seis meses y el otro de siete, resultaron muertos después de que los agentes usaran el material antidisturbios para dispersar a los jóvenes encolerizados del barrio que atacaron vehículos policiales, quemaron neumáticos y prendieron fuego a un camión de transporte policial en los altos de Argel.

Las autoridades no han ofrecido aún datos oficiales sobre las víctimas de los enfrentamientos, en los que EFE pudo comprobar la violencia de los enfrentamientos entre policías antidisturbios y los vecinos del barrio.

Los vecinos del barrio indicaron a EFE que mañana serán enterrados los dos bebés.

Según su recuento, más de 70 jóvenes y unos 50 policías resultaron heridos en los virulentos enfrentamientos que siguieron al desalojo y derribo de algunas de la casas de planta baja del vecindario a primeras horas del día cuando centenares de agentes llegaron para asegurarse que la demolición no era impedida por los moradores de las 40 viviendas afectadas.

Centenares de jóvenes provistos con barras de hierro, bastones, palos y espadas de confección artesanal aguardaban a los policías que vieron como comenzaban los altercados con el lanzamiento de piedras tras el desalojo de las casas por orden de la prefectura local.

El lanzamiento de innumerables pelotas de goma y gases lacrimógenos degeneraron en una pelea campal que acabó con el drama de la muerte de ambos bebes, según el relato de los vecinos.

Un joven de 17 años perdió un ojo al ser alcanzado por una pelota de goma, agregaron estas fuentes.

Un agente explicó a EFE que los antidisturbios dispararon sus pistolas de señales, como las empleadas por los marinos, al verse sobrepasados por la situación y añadió que uno de sus colegas está gravemente herido.

A media tarde una tensa calma reinaba en el vecindario, próximo a la sede del Ministerio de Defensa, mientras un helicóptero sobrevolaba la zona.

"La gestión de la autoridades es escandalosa y es por su decisión que los jóvenes están alterados" dijo a EFE Islam, un parado de 24 años vecino del barrio, que permanece rodeado por un amplio despliegue policial, al que los jóvenes amenazan con "una noche infernal".

Más noticias de Política y Sociedad