Público
Público

"No podía callar ante la mentira"

Tamudo contraataca. "Estoy muy indignado y enfadado por el trato recibido por el Espanyol"

IVÁN JIMÉNEZ

Como jugar al frontón con la opinión pública de pared. Ese es el mejor símil para explicar el revuelo interno que se ha armado en el Espanyol: Tamudo contra la directiva y la directiva contra Tamudo. El martes encendió la mecha Tomás Durán, representante del jugador, anunciando que el de Santa Coloma estaba siendo apartado del equipo; el miércoles le replicaron Germán de la Cruz, consejero del área deportiva, y Ramón Planes, director deportivo, y ayer entró en escena el ex capitán, el gran protagonista. Y lo hizo, tras doce meses de absoluto silencio, para reafirmar su intención de seguir en el club, con un discurso que no duró más de cinco minutos. Lloró sin lágrimas y se marchó. Ya había avisado antes de abrir micrófonos: "Rapidito, que hay que ir a comer".

Si bien la directiva, dos días atrás, desmintió las palabras del agente de Tamudo, asegurando que era el jugador quien quería abandonar el club, el catalán volvió ayer a girar la tortilla: "Aunque haya gente que no quiere que me quede, mi deseo es seguir en el Espanyol toda la vida. No quiero marcharme. Si el club decide ampliarme el contrato, lo firmaré encantado".

"Estoy muy indignado y enfadado por el trato recibido por el Espanyol y por los dos directivos (De la Cruz y Planes), que deberían estar arrepentidos y pedirme perdón. No podía callar más ante tanta mentira; yo siempre he ido de cara", afirmó Tamudo. Además, tildó de "normal" la actuación de su representante: "Me sorprende que tenga tanta repercusión. La situación de mi contrato no se merece otra explicación porque termina el 30 de junio y en enero puedo firmar por otro equipo".

Planes y De la Cruz aseveraron que Tamudo rechazó su vuelta a la capitanía tras la el fallecimiento de Dani Jarque. Al respecto, y antes de abandonar la sala por una indisposición sentimental, el delantero se mostró tajante: "Es mentira, nadie me lo ha propuesto. Si lo hubieran hecho, ya tendría el brazalete en mi brazo izquierdo".

Tras las declaraciones de Tamudo, el Espanyol emitió ayer un comunicado oficial, curiosamente firmado por Planes y De la Cruz, ratificando a la directiva y dando por cerrado el tema. La entidad barre para casa, califica de "falsedades" las manifestaciones públicas del representante del jugador y amenaza con atacar con "argumentos más importantes" a todos los testimonios que "no se ajusten a la realidad".

Más noticias de Política y Sociedad