Público
Público

El Nobel Thomas Sargent cree que el euro puede fortalecerse pese a la salida de algún país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Premio Nobel de Economía 2011 Thomas Sargent no cree que una eventual salida del euro por parte de Grecia implique, necesariamente, el fracaso de la moneda única, y no descarta que el euro pudiera verse fortalecido pese al abandono de algún país.

En una entrevista con EFE, Sargent (Pasadena, EEUU, 1943), que compartió el Nobel de Economía 2011 con su compatriota Christopher Sims, ha señalado que ése podría ser uno de los escenarios ante una hipotética salida del euro de los países "más débiles" pero, según puntualiza, es difícil predecir lo qué pasará.

Y esto es así, entre otras cosas, porque "hay muchas maneras" en las que se puede tener una moneda común, y porque en Europa hay "más de 20 democracias en las que las personas de esas democracias tienen intereses distintos", indica este profesor de Economía, que ha participado esta semana en el encuentro Cantabria Campus Nobel.

Este foro ha reunido en Santander a tres premios Nobel: Jody Williams (Paz, 1997), Sidney Brenner (Medicina, 2002) y el propio Sargent.

Bajo su punto de vista, se puede pensar en una hipotética salida del euro por parte de los países "más débiles", si éstos no cumplen con las políticas fiscales que fija la Unión Europea.

El Nobel considera que "esto podría ser una lección" para los estados que permanezcan dentro del euro, pero manifiesta que, a largo plazo, la salida de algún país "podría fortalecer" esta moneda.

En cuanto a la situación de Grecia, y las elecciones que celebra este país, resalta que "es muy complicado" pronunciarse sobre qué sucederá.

"Es muy complicado, casi un juego, jugado entre gente de dentro y fuera de Grecia, sobre desastres, un juego que incluye amenazas y promesas, muy complicado para alguien de fuera entenderlo del todo", ha comentado Sargent.

"Si preguntas a un estadounidense no puedes esperar recibir una buena respuesta", se disculpa, antes de indicar que Estados Unidos "y el mundo entero" están preocupados por la situación en Europa, puesto que los mercados están "conectados".

En opinión de este profesor californiano, la solución de las crisis fiscales exige, en buena medida, la ruptura de las promesas de los gobiernos, con la consiguiente "decepción".

El Premio Nobel de Economía 2011 advierte de que esos compromisos adquiridos por los gobiernos no van a poder cumplirse a causa de las restricciones presupuestarias.

De este modo, avisa de que "no hay soluciones mágicas" ni ningún experto puede anunciar que ha encontrado "un remedio para salir de la crisis sin coste".

Tras señalar que no conoce suficientemente las reformas que se están impulsando en España, indica que son varios los países que tendrán que aplicar programas para reducir el déficit, incluido el suyo.

Así, augura que en Estados Unidos habrá una "lucha política" para decidir el camino para recortar el déficit, a consecuencia de lo que se ha hecho en el pasado.

Sargent alude a las "restricciones" que tienen que afrontar los gobiernos y las autoridades europeas al gestionar esta crisis, y también a la obligación de respetar normas comunitarias y nacionales.

"Es muy fácil decir que (las autoridades europeas y los gobiernos) deberían estar haciendo las cosas de manera diferente, pero si miras a la mayoría de las personas que hacen esos comentarios están menospreciando o no apreciado del todo las restricciones políticas que las autoridades tienen", ha resaltado.