Público
Público

Novak Djokovic no encuentra "explicación" a su derrota ante Safin

EFE

Con cara de incredulidad y aspecto cansado, el serbio Novak Djokovic admitió hoy que no encuentra una "explicación" a su doloroso revés en la pista Central de Wimbledon, donde el ruso Marat Safin le borró del cuadro masculino en tres sets, un desenlace que el número 3 del mundo "no esperaba".

Visiblemente contrariado, el hombre al que el mallorquín Rafa Nadal ganó hace apenas diez días en la final de Queen's, reconoció que no dejó de tener "altos y bajos" ante su oponente, quien estuvo "muy consistente" en cada punto. "Todo lo contrario que yo", observó Djokovic con resignación.

El serbio, eliminado tras 2 horas y 1 minuto en 3 sets por 6-4, 7-6 (3) y 6-2, lamentó la cantidad de dobles faltas que cometió, lo que "no es muy habitual", dijo.

"No encontré mi momento, ¿Qué puedo hacer? Sinceramente, no me esperaba, perder en 3 sets. No hice nada para hacerle daño. Mi saque se iba a su raqueta, no he tenido precisión, ni nada. Él jugó bien, suficientemente bien para ganar. No extremadamente bien", añadió.

Estupefacto, el ganador del Abierto de Australia 2008 dijo que aunque mentalmente se encontraba "cansado", "no existía una explicación" para su resultado con Safin.

De su rival y "verdugo", con el que se abrazó al final del partido, el serbio recordó que "es un gran jugador" y admitió que desde que es júnior, siente "muchísimo respeto y admiración" por él.

"Yo le miraba como a uno de los grandes jugadores, admiraba su juego. Yo era júnior y él estaba en lo más alto del tenis. Le respeto muchísimo y quizá eso ha tenido algo que ver en el partido de hoy. Hoy no era mi día", concluyó Djokovic, quien también reconoció que a Safin "se le conoce por su inestabilidad mental".

Hasta el desenlace de la contienda librada en la "Catedral", el jugador serbio era uno de los pocos adversarios que potencialmente podía hacer sombra al suizo Roger Federer.

Por su parte, Safin reconoció que se había sentido "un poco nervioso" durante su pulso con el ganador del Abierto de Australia porque "hacía mucho tiempo que no ganaba un partido tan importante".

"Tuve que jugar muy bien y estar concentrado desde el principio, y tuve que esforzarme en aprovechar mis oportunidades porque él es el que estaba bajo presión, luchando por el número uno", dijo el ruso.

Safin confesó que, tras haber sabido que su segundo oponente iba a ser el serbio, ni siquiera había mirado el cuadro para ver a quién se enfrentaría de ganar.

"Ni siquiera he visto cómo está el cuadro. Cuando vi que tenía a Djokovic pensé 'vale, llegaré hasta la segunda ronda', así que ahora lo tendré que volver a mirar", comentó.

Djokovic, un jugador muy capaz de obrar milagros si tiene un día afortunado, no logró sentirse cómodo desde el principio, amilanado ante un Safin que le obligó a jugar de fondo, con intercambios que dañaron el tenis del número 3 y que generalmente resolvió a su favor el altísimo ruso.

El tercer favorito dejó escapar el primer set, por 6-4, y no consiguió remontar en la segunda manga, aunque puso más ganas. La contienda hubo de ser decidida en el desempate, que dominó Safin por 7-6 (3).

Más noticias de Política y Sociedad