Público
Público

Una nueva crisis de precios de alimentos es cuestión de tiempo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una nueva crisis por el precio de los alimentos es sólo una cuestión de tiempo, indicó el martes el enviado de la ONU para la alimentación, criticando a los líderes mundiales por no abordar lo que consideró dos de los factores claves tras dispararse los precios en 2008: la especulación y los biocombustibles.

El relator especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación, Olivier De Schutter, también declaró que la cumbre de Alimentación de la ONU en Roma no había logrado abordar el dominio de los mercados mundiales de alimentos por parte de las grandes corporaciones agrícolas.

"Quizá sea en abril de 2010, quizá en abril de 2011, pero tendremos una nueva crisis de precios de los alimentos porque las causas directas del incremento de 2008 aún están ahí", dijo De Schutter en una entrevista.

"Ya hay indicios, porque los precios del petróleo están subiendo y están muy estrechamente vinculados a los precios de los productos agrícolas. En cuanto un gran productor esté en dificultades (...) comenzará la especulación", dijo a Reuters.

El relator dijo que los fondos de inversión de materias primas habían invertido masivamente en mercados de futuros agrícolas a finales de 2007, y fueron seguidos por una ola de operadores especulativos que apostaron por incrementos continuados en el alza de los alimentos. Eso contribuyó a elevar los precios de los alimentos a niveles récord el año pasado, hasta que la burbuja especulativa estalló en verano.

Un incremento en la producción y el uso de biocombustibles basados en materias primas agrícolas también contribuyó a elevar los precios de los alimentos y la tierra, indicó.

De Schutter manifestó que la declaración de la cumbre de Roma era débil en ambos puntos. Menciona las reservas de materias primas y las cuotas para biocombustibles como posibles medidas para mantener un control sobre los precios.

GRANDES FIRMAS DOMINAN EL MERCADO

De Schutter también mencionó a las grandes corporaciones agrícolas y alimentarias, diciendo que operaban "sin ningún tipo de control y a menudo con niveles extremadamente altos de concentración que representan un serio fallo del mercado".

"Los pequeños productores, si quieren entrar en la cadena mundial de suministro, tienen que enfrentarse a un número muy pequeño de actores que tienen una posición dominante en el mercado y básicamente pueden fijar los precios", manifestó.

"Los pequeños productores no tienen más elección que pasar por los grandes compradores de materias primas, los grandes procesadores de alimentos, las grandes empresas de venta al por menor para tener acceso a este mercado de alto valor. Están en una posición muy débil para regatear y su capacidad de obtener un precio justo para su producto es muy baja", dijo.

Más noticias en Política y Sociedad