Público
Público

Sólo nueve muertos al caer un 737 en Holanda

Un Boeing procedente de Turquía se estrella al aterrizar. Más de 80 personas están heridas

"Escuché gritos desde la cabina y la cola pidiendo auxilio"

DANIEL DEL PINO

Un Boeing 737-800 de la compañía Turkish Airlines se partió ayer en tres al estrellarse a menos de un kilómetro de la pista de aterrizaje del aeropuerto holandés de Schipol. De las 135 personas que viajaban a bordo sólo nueve murieron en el accidente, pero 84 resultaron heridas. Al cierre de esta edición seis de ellas se encontraban en estado crítico.

Las autoridades holandesas investigan el suceso después de extraer una de las cajas negras del aparato.

Medio centenar de los 135 pasajeros salieron del avión por su propio pie

El vuelo 1951 que cubría la ruta Estambul-Amsterdam despegó del aeropuerto Atatürk a primera hora de la mañana con 135 personas a bordo (128 pasajeros y 7 miembros de la tripulación).

Durante la maniobra de aterrizaje, el aparato fue incapaz de alcanzar la pista y cayó hacia las 09.31 horas (10.31 hora española) en un campo cercano, colindante con la autopista A-9.

Medios de comunicación holandeses han avanzado que podría ser que los motores del aparato se pararan poco antes del aterrizaje, con lo que el aparato perdió velocidad y cayó en el campo contiguo a la pista.

Parece ser que los motores se pararon poco antes de tomar tierra

El avión quedó roto en tres partes, con la cola separada del resto y una gran grieta en el fuselaje detrás de la cabina, pero no se incendió, lo que aceleró el trabajo de los servicios de rescate. Unas 60 ambulancias, camiones de bomberos y helicópteros se desplazaron rápidamente hasta el lugar.

Medio centenar de personas abandonaron el avión por su propio pie, mientras que algunos heridos tuvieron que ser transportados en un tractor porque las ambulancias no podían maniobrar por el terreno agrícola, informa EFE.

Ineke van der Zande, portavoz del servicio de emergencias, dijo en rueda de prensa por la tarde que seis de los heridos se encontraban en estado crítico y que otros 25 estaban muy graves. Además, 24 pasajeros sufrieron heridas leves y 31 estaban pendientes de pronóstico. Los 84 heridos fueron atendidos en 11 hospitales de la región.

Una hora después del accidente, el ministro de Transportes de Turquía, Binali Yildirim, decía a los medios turcos que no había víctimas y el presidente de la compañía, Candan Karlitekin, decía lo propio: "Sabemos que hay muchos heridos, sobre todo los que iban en la parte trasera del avión, pero no muertos". El consejero delegado de Turkish Airlines, Temel Kotil, aseguró que el piloto, Hasan Tahsin Ari, era "un hombre experimentado, ex miembro de la Fuerza Aérea Turca".

Poco después tuvieron que retractarse y admitir que sí había muertos. Yildirim calificó de "milagro" el hecho de que no hubiera más fallecidos. "Que el avión aterrizase en una superficie tan blanda hizo que el avión no se incendiara, lo que ayudó a que no hubiera más bajas".

Karlitekin, por su parte, comentó que habían revisado la documentación del avión un Boeing 737-800 de segunda generación y que "todo estaba en regla". Además, el ministro holandés de Transporte, Camiel Eurlings, confirmó a la agencia AP que la compañía cumple con toda la normativa de seguridad en Schiphol.

La compañía fletó un vuelo a Amsterdam por la tarde con los familiares de las víctimas del accidente.

El alcalde de Haarlemmermeer, Michel Bezuijen, fue más discreto cuando se le preguntó por las causas del accidente. "Ahora hay que centrarse en la atención de los heridos", dijo a los medios.

Hasta última hora de anoche se desconocían las causas del accidente, pero los medios holandeses especulaban con el fallo de los motores. Tres de los fallecidos formaban parte de la tripulación y sus cuerpos permanecieron en la cabina a petición de los investigadores hasta última hora de la tarde. Una de las dos cajas negras del aparato fue extraída tras el siniestro y será estudiada por las autoridades aéreas holandesas.

Tampoco fueron proporcionadas las identidades de los fallecidos. El embajador turco en Holanda, Selahattin Alpar, dijo a la agencia de noticias Anatolia que entre los pasajeros había 72 turcos y 32 holandeses.

Más noticias de Política y Sociedad