Público
Público

Los nuevos efectos de la crisis "subprime" hacen caer la bolsa española un 0,40 por ciento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La bolsa española cedió hoy el 0,40 por ciento, aunque logró mantenerse "in extremis" por encima de los 13.000 puntos, después de que el banco de inversión estadounidense Bear Stearns anunciara dificultades financieras y propiciara el cambio de signo en Wall Street.

Así, el índice de referencia del mercado español, el Ibex-35, perdió 51,80 puntos, hasta los 13.021,40, en una jornada en la que se mantuvo siempre en positivo, aupado por las constructoras, hasta poco después de la apertura en el otro lado del océano.

El Índice General de la Bolsa de Madrid también optó por las pérdidas con una caída del 0,39 por ciento, hasta los 1.409,04 puntos.

Los nuevos efectos de la crisis de las hipotecas de alto riesgo o "subprime" tiñeron también de rojo el resto de plazas del Viejo Continente.

Con el euro en nuevos máximos por encima de los 1,56 dólares, Londres acabó con pérdidas del 1,07 por ciento; Fráncfort, del 0,75 por ciento; París, del 0,82 por ciento, y Milán, del 0,93 por ciento.

Tras una apertura levemente alcista, el selectivo español se decantó por las pérdidas para volver a retomar el positivo al mediodía, un signo que no abandonaría hasta poco después de la apertura de Wall Street.

Precisamente con el despertar de Estados Unidos llegaron las primeras noticias positivas, con un buen dato de índice de precios al consumo (IPC) estadounidense, que se mantuvo sin cambios en febrero y permitió situar la tasa de inflación anual en el 4 por ciento.

La alegría que contagió a las plazas internacionales no duró demasiado, ya que poco después de una apertura plana en Wall Street, el Dow Jones se precipitó a caídas superiores al 1 por ciento tras difundirse las malas noticias de Bear Stearns.

El banco de inversión estadounidense declaró hoy que su posición de liquidez está "significativamente deteriorada", una noticia que, aunque no ha sorprendido demasiado, propició un efecto dominó en todas las bolsas, que siguen temiendo nuevos efectos de la crisis.

De vuelta a España y a los pesos pesados, los grandes bancos, BBVA y Santander, acabaron la sesión con pérdidas del 1,12 y del 0,17 por ciento, respectivamente, después de que Credit Suisse bajara los precios indicativos de todos los bancos españoles.

Por su parte, Telefónica, que hoy anunció que propondrá a su junta de accionistas la reducción del capital social en 68,5 millones de acciones procedentes de autocartera, cedió el 0,27 por ciento, en tanto que Repsol bajó el 0,09 por ciento e Iberdrola el 1,69 por ciento.

Los números rojos del Ibex los encabezó Indra al perder el 3,76 por ciento, después de recibir recomendaciones negativas por parte de UBS, mientras que Inmobiliario Colonial, que será excluida del Ibex el próximo 1 de abril, fue la segunda más bajista, con pérdidas del 1,98 por ciento.

A continuación se situó Cintra, que perdió el 1,81 por ciento, seguida de Iberdrola y de Red Eléctrica de España (REE), que cayó el 1,52 por ciento.

Entre las empresas del Ibex con ganancias, destacó FCC, que repuntó el 6,39 por ciento, por delante de Sacyr, con un alza del 2,26 por ciento; de Iberia, del 1,72 por ciento, y de Bolsa y Mercados Españoles (BME), del 1,47 por ciento.

En el mercado continuo, la mayor caída correspondió al Banco de Crédito Balear, que se dejó el 4,92 por ciento, seguido de Aguas de Barcelona, que bajó el 4,25 por ciento, mientras que destacaron las ganancias de FCC, y de Prisa, que subió el 6,07 por ciento.

Al final de la sesión, la rentabilidad de la deuda española a largo plazo bajaba dos centésimas, hasta el 4,14 por ciento, en tanto que los inversores habían negociado en el mercado continuo 4.826 millones de euros.