Público
Público

Nyman: "La cámara no tiene el mismo poder que la música, pero me encanta"

EFE

El compositor británico Michael Nyman, que ha presentado hoy en Barcelona la serie de ocho videocreaciones "Distractions" en el marco del festival Loop, considera que con la cámara no tiene tanto poder como con la música, pero está "encantado de poder trabajar con ambos medios".

Conocido mundialmente gracias a las bandas sonoras de las películas de Peter Greenaway o de "El piano", de Jane Campion, Nyman ha indicado este mediodía en rueda de prensa que nunca hubiera imaginado que acabaría siendo tratado como videoartista, porque "mi interés principal es el sonido".

Durante su comparecencia ha aprovechado asimismo para reflexionar sobre las diferencias entre la música y el vídeo y ha concluido: "No creo que con mi obra de vídeo cambie la vida de nadie, como sí me han dicho algunas personas que he conseguido hacer con mi música".

El artista viaja desde hace años por todo el mundo acompañado por una pequeña cámara de fotos, con la que también filma, y que le ha permitido, según destaca, "captar cosas muy interesantes".

Entre hoy y el próximo día 1 de junio, en el emblemático edificio de La Pedrera se podrán conocer ocho obras de Nyman, producidas entre los años 2000 y 2008, que documentan episodios diversos de la vida cotidiana, como unas escaleras mecánicas del metro, unos turistas en las ruinas de Persépolis o el vagón de un tren turístico de Túnez.

Asevera el músico que las obras que da a conocer ahora en Barcelona -es la primera vez que expone en España- empezaron todas a partir de una "distracción inicial" a la hora de empuñar la cámara y acabaron convirtiéndose en instalación gracias a la "persistencia".

Michael Nyman ha explicado, a modo de anécdota, que en la videocreación "¿No has visto nunca a nadie en unas escaleras mecánicas que...?", del año 2008, ha incluido una música que compuso inicialmente en los años noventa para un documental del barcelonés Manuel Huerga sobre Gaudí, que no se llegó a estrenar por un problema de subvenciones.

Las otras obras que se exhiben en La Pedrera, todas ellas con música de su autoría, son "Guns & Dolls" (Pistolas y muñecas), de 2003 y de diez minutos de duración, en la que el británico filma una muñeca rubia en el bazar de la ciudad de Esfahan, patrimonio de la Humanidad, que canta la canción "Twinkle, twinkle, little star".

En "Metalbangers" (Bateadores de metal), de 2006, los protagonistas son un grupo de caldereros de Esfahan, que le proporcionan al músico una banda sonora "espontánea" gracias al ruido que hacen con su trabajo, mientras que en "El tren del amor", la cámara observa de forma obsesiva los "tocamientos" de los acoplamientos de hierro de los vagones.

Las dos obras que más se diferencian del resto son "Testimonio I" y "Testimonio II", cuya base son fotos antiguas de la época de la Segunda Guerra Mundial, relacionadas con los campos de exterminio nazis.

La muestra se completa con "Frame Game" (Juego de Encuadres), de 2003, en la que Nyman, que considera absurdo filmar monumentos estáticos, va encuadrando con su cámara a los turistas que visitan las ruinas de Persópolis y estableciendo, sin que ellos lo sepan, un juego con ellos.

En "Silent Fado", de poco más de tres minutos de duración, el artista presenta, sin banda sonora, parte de un ensayo de la actriz Milla Jovovich en la película de Michael Winterbottom "El perdón", en la que canta fados.

Michael Nyman ha anunciado, por otra parte, que actuará el próximo día 27 de mayo en una "performance" en La Pedrera y el día 30 estará en el Primavera Sound barcelonés.

Más noticias de Política y Sociedad