Público
Público

Obama anuncia la alianza entre Chrysler y Fiat

Tras el anuncio de bancarrota, el presidente de EEUU confía en que el acuerdo servirá para salvar miles de puestos de trabajo

PÚBLICO.ES

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó hoy que el fabricante automovilístico Chrysler ha 'formado una alianza' con la empresa italiana Fiat.

Tras el anuncio de bancarrota, el presidente asegura que gracias al acuerdo con Fiat se salvan miles de puestos de trabajo. En una declaración en directo, que trabajadores de la compañía automovilística siguieron con atención a través de la televisión, Obama se ha mostrado confiado en que el acuerdo supondrá el resurgir de la histórica marca.

'Chrysler es uno de los fabricantes automovilísticos más importantes del siglo XX', ha señalado el presidente estadounidense, acompañado de un grupo de expertos sobre la industria automovilística.

Obama señaló que el periodo en el que Chrysler se acoja al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras del país será 'rápido y eficiente' y servirá para que la empresa sea más competitiva y para asegurar su viabilidad en el futuro.

Así, Fiat se convierte en accionista mayoritario de Chrysler y compartirá 'miles de millones de dólares' en tecnología con la compañía estadounidense, aseguró el presidente.

Chrysler se ha visto obligado a declararse en suspensión de pagos, después que no se haya alcanzado un acuerdo con sus acreedores, aunque señaló que la multinacional ha llegado a un acuerdo para la formación de una alianza con la italiana Fiat.

A pesar de las intensas negociaciones en las últimas semanas, Chrysler no consiguió el apoyo completo de sus prestamistas que necesitaba para avanzar en una reestructuración y evitar la primera bancarrota de un gran fabricante de automóviles en la historia de Estados Unidos.

Antes del acuerdo con Fiat, el temor de la industria era que el anuncio de la  quiebra pudiera generar una reacción en cadena en toda la industria automovilística estadounidense: los rivales, proveedores y concesionarias de Chrysler y los cientos de miles de personas que viven de la industria.

Pero la bancarrota no ha impedido que se logre la alianza que Chrysler negociaba con la italiana Fiat.

En un intento por convencer a tres firmas de administración de fondos, que rechazaron la oferta de recibir 2.000 millones de dólares en efectivo a cambio de los 6.900 millones de dólares en deuda garantizada de Chrysler, responsables gubernamentales añadieron 250 millones, dijeron personas involucradas en esas discusiones. Unas 45 instituciones financieras poseen deudas garantizada de Chrysler.

Chrysler, controlada por Cerberus Capital Group [CBS.UL], es una de las automovilísticas a las que más ha afectado la crisis financiera, pero su situación refleja la depresión que afronta un sector cuyos 2,6 billones de dólares de ingresos anuales equivalen al Producto Interior Bruto de Francia y que emplea a más de nueve millones de personas.

En 1925, Walter P. Chrysler fundó Chrysler. Tres años después, la compañía puso la primera piedra del edificio Chrysler, que durante un tiempo fue el más alto del mundo y todavía es una silueta inconfundible del horizonte de Manhattan.

Más noticias