Público
Público

Obama busca diálogo con el mundo árabe

El presidente de EEUU habla de Oriente Próximo con el rey saudí

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, inició este miércoles en Riad, la capital de Arabia Saudí, una breve gira por Oriente Próximo con el objetivo de establecer una nueva relación entre Occidente y el mundo árabe e islámico, una relación que se fundamente en un 'diálogo abierto' según él mismo dijo a la BBC y que acabe con los malentendidos constantes que han plagado los contactos entre las dos partes durante muchos años.

'Era muy importante venir a este lugar donde comenzó el Islam y buscar el asesoramiento de su majestad y abordar con él muchos de los asuntos a los que nos enfrentamos en Oriente Medio', afirmó Obama tras su encuentro con el monarca saudí, Abdalá. 'Tengo confianza en que, colaborando, EEUU y Arabia Saudí pueden lograr progresos en toda una serie de asuntos e intereses mutuos', añadió.

Para este jueves está previsto que Obama pronuncie en El Cairo un discurso en la universidad de Al Azhar dirigido al mundo islámico, cuyo mensaje central sea la reconciliación, un concepto que implica la admisión de que las cosas no se han hecho bien, especialmente bajo el mandato de George Bush.

La admisión pública de que se han cometido errores es un paso valiente y en la dirección adecuada, pero no debe ser el único si lo que se pretende es mejorar la deteriorada imagen de Estados Unidos en el mundo árabe e islámico que Bush ha dejado como legado.

Los dirigentes árabes aguardan con expectación para ver cómo se concreta el cambio de rumbo prometido por Washington.

Obama tuvo este miércoles ocasión de abordar durante una hora el conflicto árabe-israelí con el rey saudí, Abdalá bin Abdulaziz, quien en 2002 lanzó en Beirut un valiente plan de paz que ofrecía a Israel el establecimiento de relaciones plenas de los 22 países árabes a cambio de una retirada de los territorios ocupados en 1967. Israel rechazó la iniciativa.

La Casa Blanca ha pedido a los países árabes más 'gestos' hacia Israel, pero los saudíes consideran que durante los últimos años ha habido muchos sin recibir nada a cambio. Al contrario, los israelíes han multiplicado por seis la presencia de colonos judíos en los asentamientos de la Cisjordania ocupada y ahora el primer ministro Binyamin Netanyahu ni siquiera habla de la creación de un Estado palestino. Por lo tanto, consideran que el turno de los gestos es de Israel.

Obama parece estar en una sintonía similar, a juzgar por lo que este miércoles publicó el diario Al Ayyam de Ramala, asegurando que la Casa Blanca ha dado a Israel un plazo de cuatro semanas, hasta finales de junio, para que elabore un nuevo plan que defina una nueva política respecto a la resolución del conflicto. Este sentido de urgencia es positivo y debe mantenerse juntamente con una fuerte presión si se quiere que Netanyahu haga algo.

El líder de Al Qaeda, Osamabin Laden, divulgó una grabación en la que se acusa a Obama de continuar con la política de George W. Bush y plantar semillas de odio con los 'mensajes sangrientos' que Estados Unidos deja en Irak y Afganistán.

En El Cairo, los egipcios invitaron al embajador de Irán al discurso de Obama. El embajador dijo que su asistencia dependerá de la decisión que se tome en Teherán.

 

Más noticias