Público
Público

Obama revisa sus opciones sobre la guerra en Afganistán

Reuters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha retrasado una decisión sobre el envío de más soldados a Afganistán por dudas sobre la elección y la legitimidad del Gobierno afgano, y está considerando otras opciones, dijeron el martes responsables de su Gobierno.

Mientras un destacado legislador demócrata advertía a Obama de que no repitiera lo que describió como una política insensata e improvisada de la administración Bush y los republicanos le acusaban de dar largas a la cuestión, responsables de su Gobierno dijeron que habría una revisión detallada para averiguar si su estrategia de guerra, establecida hace seis meses, seguía siendo eficaz.

Señalaron que las elecciones afganas, empañadas por el fraude, y su impacto sobre la percepción de la opinión pública serían un elemento clave en la evaluación.

Incluso la mejor estrategia contra la insurgencia "no puede funcionar" sin un Gobierno legítimo, dijo un responsable de la Casa Blanca, destacando el intenso debate dentro del Gobierno respecto a cómo avanzar en el tema.

El principal comandante de la OTAN y de Estados Unidos en Afganistán, el general Stanley McChrystal, planeaba presentar una petición de más soldados poco después de completar su evaluación confidencial sobre el conflicto el 30 de agosto.

Pero responsables de la Casa Blanca y el Pentágono dijeron que los interrogantes sobre la legitimidad del Gobierno afgano de Hamid Karzai habían hecho que se abandonase ese calendario.

La estrategia depende de la protección a los civiles afganos, mientras se fortalece al Gobierno y a las fuerzas de seguridad del país para reducir el respaldo público a los talibanes.

Los responsables dijeron que la Casa Blanca quiere que el panorama esté más claro antes de tomar una decisión sobre recursos que podrían generar una respuesta negativa dentro del propio Partido Demócrata de Obama, donde este verano reaparecieron las dudas respecto a la guerra.

DIVERSAS OPCIONES

Como parte de la revisión, la Casa Blanca sopesa varias opciones, desde aumentar el nivel de soldados estadounidenses en Afganistán hasta incrementar los ataques aéreos contra los talibanes y objetivos de Al Qaeda en Pakistán, o una combinación de ambos.

McChrystal, quien advirtió en una evaluación confidencial filtrada a los medios el lunes que sin soldados adicionales la misión "probablemente fracasaría", podría tener dificultades para convencer al Gobierno sobre su plan.

Obama se ha descrito como un "espectador escéptico" cuando aborda la cuestión de decidir si envía más tropas a la región.

Actualmente hay más de 100.000 soldados extranjeros en Afganistán combatiendo a una insurgencia que ha tomado el control de partes del sur y este del país, en el que ha sido hasta ahora el año con más muertes entre las tropas de otras naciones desde el comienzo de la guerra en 2001.

Algunas fuentes gubernamentales y del Congreso señalaron que esperaban que la petición de McChrystal incluyera alrededor de 30.000 nuevos soldados de combate y de formación.

Karzai parece ansioso por ignorar las acusaciones generalizadas de fraude en las elecciones, acelerar el proceso y reclamar la victoria, lo que ha tensado aún más las relaciones con el Gobierno de Obama, dijeron responsables.

Un responsable de defensa de Estados Unidos dijo que las consecuencias de las elecciones eran "ciertamente un factor de complicación" a la hora de considerar rápidamente las recomendaciones de McChrystal.

Las autoridades dijeron que la principal pregunta que se repite es si la estrategia contra el terrorismo puede tener éxito si el Gobierno de Karzai no es considerado como legítimo por el pueblo afgano.

Más noticias de Política y Sociedad